cover

Difícil es hacer la crítica de un disco a quienes les has criticado tantas veces las mismas cosas, tanto por bueno como por malo… y más, si el tema inicial es el que te gusta menos cómo ha quedado la mezcla, con la voz por encima de todo.

Lo principal que me ha sorprendido es, precisamente, la voz, no soy fan de las voces agudas, pero si están bien hechas, y llegan bien, pues mira, tampoco molestan. Le había oído conciertos a Juanqui en los que no llegaba a los tonos, y otros en los que llegaba, pero todavía no le había oído llegar a esos tonos y, a su vez, dando sensación de comodidad, sin notarle forzado.

Personalmente me gustan las baterías con más cuerpo y volumen, pero para ser un disco que se han grabado y mezclado ellos mismos, no está nada mal, habiéndoles quedado muy bien el bajo y las guitarras, primordiales estas últimas para que uno no pueda definirles como heavy metal y quedarse tan ancho. Son esas guitarras las que nos llevan de un heavy metal a un metal melódico y de ahí a zonas más progresivas, sobretodo las de Víctor Giménez, mientras que las de Víctor Quintans le dan una fuerza y un volumen de estilos más potentes, así como sus segundas voces más guturales o rotas.

Mención especial para la base rítmica, tanto Villa, como, sobretodo, Ramón al Bajo, no solo pudiendo seguir a sus compañeros, se vayan para un lado u otro, sino también coloreándolo un poco más sin limitarse a marcar el ritmo.

Me falta un punto de volumen en la mayoría de segundas voces de Víctor, más o menos rotas, que hubiera dado un poquito más de cuerpo a los temas que, para mí, es lo que les falta, aunque seguro que estaba el riesgo de que les quedara algo muy guarro.

Aún así, no creo que haya un solo oyente/fan/asistente de sus conciertos, que si le han gustado un mínimo en directo, no sitúe esta grabación ni que sea un puntito por encima de los directos.

 

Lluís