cover

No se trata de un nuevo disco de Baroness, aunque pueda parecerlo por la portada. Lo que tenemos aquí es un nuevo trabajo de artwork del, oh sorpresa, miembro de Baroness, John Baizley. De todas formas lo que importa aquí no es el artwork, sino el “fenómeno Kvelertak”. Esta gente está trascendiendo infinitamente todas las barreras que cualquier persona prudente les habría puesto des del mismo día de su fundación, y está llegando a ser un caso más extraño, que no inmerecido, que el de los propios Mastodon, que ya llegaron a unas cotas de popularidad totalmente sorpresivas en su momento.

Así, esta pandilla de chavales noruegos que hicieron fortuna por todo el mundo con su primer trabajo homónimo de…¡Black’n Roll/Punk cantado en noruego! tenían en este “Meir” el enorme reto de, como mínimo, mantener el nivel de su excelente debut y, lo más difícil todavía, no perder ni un gramo de fuerza ni personalidad por el camino. Y…¡lo han conseguido, con nota! La presencia de unos I, el misticismo de Inmortal, el gamberrismo de Turbonegro, la despreocupación de Sigh…los ingredientes más underground se  vuelven a reunir en una receta realmente freak pero extremadamente efectiva. ¿Alguien se imagina el triunfo mundial de unos pies de cerdo con nata y salsa tabasco? Pues si alguien pudiera hacerlo estos serían Kvelertak. De hecho siempre ha existido una estrecha conexión entre el Black Metal, el Hard Rock y el Punk pero, ¿anteriormente alguien había sido capaz de reunir estos estilos con este nivel de calidad y seguridad en si mismos? Seguramente no.

Si canciones como “Nekrokosmos” o “Braune Brenn”  te dejan impasible será mejor que alguien llame a un juez, porque puede que signifique que estás muerto.

Ivan Cateura