cover

Viendo la evolución de grupos como Avenged Sevenfold, Bullet For My Valentine o, el que hoy nos ocupa, Trivium, se puede ratificar la máxima que dice que el hombre es un animal de costumbres. Para ser una banda grande en el S. XXI la fórmula es clara: Hacer lo mismo que hacían la grandes bandas de los 80 y añadirle un poco de modernidad en forma de Metalcore. Bueno, a la fórmula hay que añadirle también un poco de talento musical, si no la cosa no puede funcionar nunca. En definitiva, un disco lleno de himnos, solos vertiginosos, riffs heavys y producción acojonante te puede triunfar siempre, así que ¡arriba esas pulseras de pinchos!

“Vengeance Falls” vendría a ser para la música lo que un blockbuster es para el cine. Para empezar necesitamos a una persona conocida que se encargue del proyecto, en este caso tenemos al vocalista de Disturbed David Draiman como productor. También necesitamos empezar fuertes, poniendo la mejor carta encima de la mesa, y eso Trivium lo arreglan con “Brave This Storm”, un tema cojonudo, heredero de la mejor versión de Stone Sour. A partir de aquí ya te puedes sentar tranquilamente y sacar las palomitas, porque empiezan una sucesión de temas con mucha acción y fuegos artificiales pero que tampoco terminan de llegar a ninguna parte. El final…bueno, es lo de menos, porque es posible que si la cosa ha ido bien te hayas terminado metiendo mano con la moza que tenías al lado o, en el peor de los casos, te hayas quedado sobado. Lo que sí te queda claro cuando todo ha terminado es que has estado ante una gran producción; quizá mañana ya no recuerdes muy bien de qué iba pero si alguien te saca el tema no lo dudes, sonríe y levanta el pulgar.

Ivan Cateura