shotgunalbumfeb

Con este título sacado de una frase de peli clasicoide donde un viejo ricachón habla con sus hijos y sus nietos, Shotgun Revolution ejemplifican que se han hecho viejos en tan solo 3 discos.

¿Y por qué se han hecho viejos? Porque del anterior disco, ese disco homónimo del 2013, al actual, hay un salto brutal en todos los aspectos.

Letras ácidas, cachondas y sorprendentes había en ese disco, junto a temas cañeros, con melodías que se salían de lo común en el mundillo del hard rock y con momentos más gamberros e incluso medio punkarras.

Todo eso ha desaparecido para dar paso a un disco de… hard rock, sin más. No tenemos nada que se salga de los tópicos del hard rock, no tenemos la versión “revolucionaria” de su música, ni los cartuchos envenenados de la “escopeta recortada” de sus letras (escuchad “I don’t Care” de su anterior cd).

Como disco de hard rock no está mal, tiene todo lo que hay que tener, y está todo donde debe de estar, pero si, como yo, estabais esperando otro disco rompedor, diferente y gamberrillo, nada, tendréis que recuperar los dos cds anteriores porque aquí no hay nada de eso.

Lluís