1479487314_cover

Krampus es (o era, luego lo explico mejor), una banda italiana de folk death metal. Un folk death metal que no es un folk death metal como el que podríamos tener en la cabeza, es decir, un death metal de tintes folkies.
Es un death folk mezclado con folk metal, es decir, un poco para todos los gustos, pero con buen gusto (valga la redundancia), eso es, sin caer en el folk alcohólico poligonero que últimamente hacen grupos como Korpiklaani.
Por un lado, tenemos eso, por otro, tenemos que contando demos, eps y el anterior cd, teníamos una de cal y una de arena, es decir, un trabajo con temas interesantes, y al siguiente, algo como básico y poco destacable, para volver a subir de nivel al siguiente…

Y ahora abriré un pequeño paréntesis: ¿por qué se dice “una de cal y una de arena”? ¿Lo bueno es la cal o la arena? Porque, que yo sepa, para enterrar un cadáver, vienen igual de bien ambas.

Cerramos el paréntesis y, si no os he mareado lo suficiente, ahora ya sí, volvemos al paréntesis del principio de todo, (os tendré que hacer un esquema de esta crítica para que no os perdáis), volvemos a ese “o era, luego lo explico mejor”. Porque sí que tenemos temas de death folk-folk metal en este disco, pero la intro y el primer tema, en lugar de ser folk metal, sus bases tienen bastante de electrónica y samplers, pasando a ser algo industral metal-melodic death folk
Y luego encontramos partes de canciones como “The Breakout” con esas bases, que contrastan con partes folk a más no poder, para terminar el cd con algún temita con estribillos más cercanos al hardcore-melódico comercial (aquí ya no me hagáis sumar más estilos).

Más o menos, lo que os he mareado yo con la crítica, es lo que nos marean ellos estilísticamente, aunque hay que decir que el resultado es interesante y el título del cd toma todo el sentido del mundo… ¿a qué true folkie se le pasa por la cabeza meterse en lo industrial? Bueno, a los ASP, pero esos casi que están más pallá que pacá, y lo del folk en ASP a veces es como la existencia de políticos honrados, se supone que hay, pero tampoco sabrías decir dónde.

Lluís