asphalthorsemen_brotherhood_booklet_01

Cuando ves tanta discográfica que sacan montones de cds, la mayoría pasables, por no decir malos, piensas “¿con qué criterio los editan?”. Porque todos tenemos amiguetes que tienen sus grupos, la mayoría que no van a pasar nunca de la categoría de “banda local”, pero alguno está bien, y está mejor que muchos discos que se editan por discográfica…
Pero por otro lado, a veces ves discográficas pequeñas que van buscando y rebuscando, y te alegras por ellas cuando encuentran algo que sí que vale la pena editar.

Este sería el caso de los húngaros Asphalt Horsemen, compuesto de músicos veteranos, en teoría bastante conocidos por Hungría (que viene a tener el mismo valor que irte a Suecia y decir que tienes un grupo de reconocidos músicos españoles) y que editan ya su segundo disco.

Es un hard rock sureño bastante influenciado por el blues y otras músicas folklóricas típicas de Hungría como vendrían a ser el jazz o el soul, con algunos coros femeninos a medio camino de coro de iglesia evangelista americana y los que acompañaban a los temas de Aretha Franklin.

Disco que podríamos situar a medio camino de unos Lynyrd Skynyrd (quizás el “pero” del disco es que seguramente toman demasiado de estos) y los ligeramente más jóvenes Black Stone Cherry, con el valor añadido de estos últimos, de practicar un hard rock bluesero, que no es que sea lo más novedoso del mundo, con toques de estilos más añejos todavía y, que, juntando todo eso, suene a fresco y bastante original.

No creo que encontréis ninguna crítica mala de este disco (a menos que os encontréis en una web de true nu metal) porque es un disco que suena bien y entra igual de bien, y no tienes la sensación de haberlo escuchado un millón de veces.

Lluís