arson

Sospecho que debe existir algún estudio científico capaz de explicar porqué la gente absurdamente feliz tiene la misma capacidad creativa que un mandril epiléptico, mientras que los individuos que van llorando por los rincones, son capaces de crear magnas obras. Nunca he visto a nadie que vista chándal con cadenas de oro, y grabe videoclips rodeado de chichas ligeras de ropa dentro de un descapotable que pega botes, creara nada que no hiciera sangrar de pena el oído humano.

Pues bien, en medio de esta triste realidad, nos encontramos a los Harakiri For The Sky. Si su nombre no es suficientemente triste, esta banda austríaca ha editado discos como “Aokigahara”, que es el nombre del famoso bosque de los suicidios situado en Japón, “Trauma”, poca cosa que añadir, y ahora contraatacan con “Arson”. Y, efectivamente, la magnitud de su depresión existencial es proporcional a la calidad de su obra.

Lo que sí ha sido capaz de confirmarnos la comunidad científica es que este nuevo álbum de los HFTS es, en palabras textuales de su portavoz, la p*** en vinagre. “Arson” suena como una grandiosa mezcla entre la sonoridad de Novembers Doom, Katatonia, y los desaparecidos Agalloch. En resumen, una especie de Doom/Black/Green Metal. Muy fácil de comprender todo.

Contrariamente a lo que pueda parecer en medio de tanta depresión y tristeza, “Arson” es un disco muy dinámico, sin demasiado espacio para los momentos contemplativos, como en los grandes momentos de las bandas citadas anteriormente, La hora y seis minutos de duración se hacen cortos, y es que cada tema tiene suficiente entidad como para generar interés por si solo. Ahora mismo no puedo parar de escuchar “Tomb Omnia” y “Stillborn”, pero estoy seguro que dentro de una semana la cosa puede variar hacia otro lado.

Esperemos que nunca les toque la lotería. Eso de vivir en una depresión permanente les funciona bastante bien.

Ivan Cateura