Sexto disco de los americanos con el que parece que ya se han recuperado definitivamente del periodo daltónico de 2013, cuando editaron el “Release the Panic”, y vuelven a las portadas donde predomina el rojo.

No ha gustado mucho a sus fans más acérrimos que haya aumentado el nivel de melodía de esta banda de metal alternativo, lo que suele conllevar (y se demuestra en este caso concreto), un incremento del sonido comercial del grupo.

Aunque así sea, no creo que rompa con la evolución que llevaban, manteniendo ese característico toquecillo industrial dentro de su metal alternativo y combinando ese metal alternativo entre lo visceral y lo comercial, manteniendo siempre un buen equilibrio.

Tras seis discos y casi 15 años de existencia, que todavía te sorprendan con bases rítmicas, melodías vocales o estribillos bien buscados, ya es decir bastante, de una banda que, aunque sí que suene algo más comercial, siga sorprendiendo, cuando la mayoría de grupos de metal alternativo veteranos solo te sorprenden cuando la cagan estrepitosamente.

Conclusión: algo más comerciales, sí, pero siguen sacando buenos temas, siguen teniendo ideas y, según parece, cuerda para rato.

Lluís