Angra “Ømni” earMUSIC [CAST]

Omni

Dice la lógica que si A es igual a B y B es igual a C… gol de Messi. Pero en la práctica, está demostrado que esto no es siempre así, ni por asomo. Yo por ejemplo soy amante de los tatuajes pero no soporto al bueno de Josef Ajram. Del mismo modo, que sienta el más absoluto respeto y admiración por una banda como Angra no implica necesariamente que me tenga que gustar este Ømni ni otras sombras que oscurecen su discografía.

El principal problema que le veo a este disco es que no termina de sonar a Angra, sino a toda una serie de elementos mezclados sin demasiado criterio. “Light of Transcendence” arranca con una pequeña intro que recuerda al glorioso Rebirth, pero enseguida desemboca en un riff demasiado sobado que parece extraído de cualquier disco de los Helloween de principios de siglo. Buen tema, a pesar de todo, para abrir el noveno álbum en estudio de la banda brasileña. A medida que avanza el disco el sonido va explorando terrenos más cercanos al metal-rock progresivo que al power. “Black Widow’s Web” incorpora voces femeninas limpias y guturales, un elemento hasta ahora inédito en la carrera musical de la banda y que se encarga de poner la escultural Allissa White-Gluz. Poco a poco el álbum va perdiendo intensidad hasta que llega la sorprendente “War Horns”, que cuenta con la participación de Kiko Loureiro tras pasarse dos años secuestrado por Dave Mustaine. Este sí que es un rompepistas de esos que nos ponen los pezones duros, aunque quizá le faltaría algún arreglo de percusión para darle el toque tribal que caracteriza a los buenos hits de Angra y que tanto echamos de menos. Curiosamente, este toque tribal lo encontramos en el tema siguiente, la original “Caverman”, que marca el punto de inflexión hacia la decadencia del álbum. La parte final se me hace excesivamente larga, hasta el punto de aburrirme demasiado para poder escucharlo todo entero del tirón.

El otro problema que le veo es… Fabio Lione. No me encaja. Y seguramente no sea culpa suya, ya que en el anterior Secret Garden me pareció que encajaba perfectamente. Pues aquí no. Es posible que este toque más progresivo de las canciones no termine de ajustarse a su timbre de voz, o vete tú a saber por qué, pero la sensación es que hay algo que chirría. Además, otra duda existencial que me inquieta terriblemente es la siguiente: ¿si fichas a un cantante de primer nivel para tu grupo, por qué motivo decides quitarle protagonismo y cantar tú mismo un par o tres de canciones? No me jodas, Rafa.

Pere Gelis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s