Cuarto disco de estos suecos que venían creciéndose disco a disco y que, con este nuevo “Club Majesty”, han encontrado la fórmula perfecta para sus intenciones: Que sus conciertos sean una fiesta y que la gente no pueda dejar de moverse al escuchar este disco.

Tras unos inicios muy rockabillys, donde se iban del punk al funk, han ido dejando de lado esa vertiente más macarra, para culminar este nuevo disco con una mezcla de rock, funk y disco que, sin duda, les llevará a colgar el cartel de “entradas agotadas” como en su última gira, pero ya en salas de gran envergadura.

Todo el mundo sabe que, durante el veranito, son pocos los grupos importantes y/o interesantes que editan disco, así que, en el programa, suplimos la falta de novedades con la búsqueda de la canción del verano más dicharachera. Pues bien, este verano los Royal Republic nos han fastidiado la tradición, ya que ni la locura de los Thank You Scientist ni las versiones de Pig con Sasha Grey han podido entrar en el Top 10 del verano.

¿Y por qué? Pues porque el Top 10 entero de canciones del verano lo compone este “Club Majesty”, repleto de singles bailables a la par de locos y divertidos, empezando ya por el tema que abre el disco, “Fireman & Dancer”(brutal), y siguiendo por temas como “Boomerang”, “Bulldog”, “Blunt Force Trauma” o “Flower Power Madness”.

Unas canciones más discotequeras, otras más funkys, otras un pelín más rockeras, pero todas ellas consiguen el propósito de hacer que quien se las escuche se lo pase bien… a menos que seas fan de grupos de depressive doom funeral metal… que se entiende que tu sentido de la diversión, de la vida y de la música, no son los mismos de la gente normal.

No aviséis con eso de “eh, que os voy a poner un grupo que no conocéis pero que están muy bien”, ni “oye, ¿me dejas poner algo que puede que te guste?”, en cuanto lleguéis a una fiesta de cervezas y mojitos, esperad a que la gente vaya ya por el segundo, apropiaros del altavoz bluetooth y poned este disco a todo volumen, si al día siguiente alguien puede deciros qué pasó dos horas más tarde, mandadlo a la mierda, no os convienen esas amistades, ni que vengan con que son fans de funeral doom depressive metal.

P.D. (1): ¿Que no son lo bastante rockeros como para salir en una crítica del Paranoia Metal Show? ¿Y lo eran Linkin’ Park, Takida o Semargl?

P.D. (2): Si tenéis amigos fans de depressive doom funeral metal y van a fiestas de mojitos, por favor, mandad fotos.

Lluís XXIII