Ya está aquí lo nuevo de los suecos más heavys y trues, que no sé si es el mejor título al que uno podría aspirar, pero ese se lo han ganado a pulso.

Además, yo suelo pensar que son buenas personas aquellos músicos que sacan las ediciones mega-ultra-súper-especiales-deluxe-de-la-leche al mismo tiempo que la edición normal del disco, cuando muchos otros se esperan a sacar esas ediciones cuando saben que los fans ya se han comprado el disco normal. En este caso, la edición especial es un triple cd, con las mismas canciones en los tres, pero el segundo, llamado “The Soundtrack to the Great War“, es lo que vendría a ser la versión karaoke sinfónica, es decir, lo que hacen Dimmu Borgir de sacar el cd con la orquestación del disco y los coros épicos. Y el tercer cd, llamado “History Version“, con una intro donde nos explican de qué va cada canción y nos dan el contexto histórico… en mis tiempos se añadían hojas al libreto para que te lo leyeras, pero entiendo que esto de leer, los milenials no lo llevan muy bien.

A mi parecer, es el mejor disco en cuanto a trabajo en cada canción, pero también el peor, en cuanto a resultado final, por la menor naturalidad de sus temas y la perversión de la épica de su música.

Y me explico, los únicos dos grupos actualmente que aguantan decentemente el ser una banda de heavy metal, es decir, que no viva de lo hecho en el pasado, son Powerwolf y Sabaton, ambos con una fórmula de melodías y coros que les dan la épica que les hace destacar, sin necesidad de coros de eunucos, ni de hablar sobre dragoncetes ni espadas forjadas en el quinto pino de una mitología nórdica.

Eso se lo han cargado Sabaton con este “The Great War” intentando “sinfonizarse” para dar más pomposidad a su música, cuando ya tenían toda la épica necesaria. Y lo digo yo, que me ofrecen un disco de heavy metal y lo primero que hago es escupirle a la cara a su portador, que si luego resulta que es Sabaton, voy y me lo escucho y normalmente me gusta, pero…

También se han equivocado con los singles… por Dios, “The Red Baron” es lo más aburrido que han sacado en toda su carrera, y “Great War” no está mal, pero necesita varias escuchas, igual que “Fields of Verdun”, y eso no se saca como single de un grupo de heavy metal. Sacas temas como “Devil Dogs“, más directos, o “The Future of Warfare“, de más fácil digestión, y luego ya cuelas las otras.

A pesar de esos fallos (importantes para un grupo de su calibre), el disco no está mal, aunque te quedas con la impresión de que si se hubieran dejado de intentar hacerlo tan épico y tan histórico, hubiera estado mucho mejor.

Lluís XXIII