Equilibrium “Renegades” Nuclear Blast, 2019 [CAST]

Desde que cambiaron de vocalista en 2010 y ficharon a Robse, nos hemos estado escuchando los cds de esta gente con la cabeza girada 45º hacia la derecha, el ojo izquierdo cerrado, y el ojo derecho pseudo-cerrado con la ceja erguida, osease, así como sospechando… pero mucho.

La cosa es que habían ido perdiendo la vertiente más folk y, con ella, la parte más épica de Equilibrium, aquella que nos había maravillado en el “Sagas”, y se habían ido encaminando hacia un death melódico del que poca cosa podía destacarse.

Pero sacaron como single la canción que abre el disco, “Renegades – A Lost Generation”, potente, épica y con bastante de folk… y, encima, la canción molaba. Eso hizo que esperáramos ansiosos la salida del cd entero, y a ver si el disco seguía la misma tónica.

Pues no, y por una simple razón… o dos… y es que han fichado como teclista a la modelo y diseñadora Skadi Rosehurst, quien llevaba unos añitos haciéndoles las portadas de los discos a esta gente, y se ve que han decidido que la podían aprovechar de otras formas.

El tema es que a partir del segundo track de este “Renegades”, “Tornado”, la música de Equilibrium toma un inesperado giro hacia lo gótico, perdiendo en gran parte ese folk que creíamos recuperado, manteniendo algo de la épica, pero centrándose más en unos teclados y unos juegos entre voz limpia y gutural que no nos hacen pensar en otros que no sean Crematory… pero de los de antes, de cuando lo hacían bien y la voz limpia no provenía de pillarse genitales con tapas de pianos o puertas mal cerradas. “Jonny B” es el máximo ejemplo de ese juego de voces y, a nivel de teclados crematorianos, el máximo exponente es “Hype Train” (lo sería también del juego entre voz limpia masculina y gutural, pero la voz melódica corre a cargo de Julie Elven).

Todavía hay reminiscencias del pasado, una “Final Tear” más directa y puramente death melódico (aunque poco melódica) o una “Kawaakari-The Periphery of the Mind”, más folk (aunque más oriental que nórdico), pero lo que predomina es un acercamiento al gótico industrial y, a pesar de no ser en absoluto lo que nos esperábamos, no está nada mal.

Como extra, la edición limitada viene con el disco instrumental, pero les ha salido la vena cachonda y, en lugar de hacer como todo el mundo (léase Sabaton o Dimmu Borgir) y sacar una versión instrumental todavía más sinfónica, han sacado el cd instrumental… pero versión 8-Bits.

Lluís XXIII

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s