Avalanch + Regresión 05/10/2019 Bikini (Barcelona) [CAST]

Un año casi clavado había pasado desde su anterior visita, esta vez presentándonos su nuevo trabajo de estudio llamado “El Secreto”. Al ser esto la crónica del concierto no gastaré líneas en hablar del disco, pero me apetece destacar que, aunque haya sido una de las creaciones de Alberto Rionda que más me ha costado de digerir, ni eso ha evitado mis ganas de volver a verlos en directo, tan solo 370 días después de la última vez. Y lo destaco porque esto no es algo que me pase habitualmente. Y si sucede, por supuesto que es por algo, y ese algo no es ni más ni menos el tener la certeza máxima sin error posible de que la experiencia en directo será de un nivel sobresaliente como mínimo.

No creo que la organización calculara muy bien el momento de la apertura de puertas. La cola era larga y con los teloneros Regresión ya empezando, mucha gente aun estaba intentando acceder al interior de la sala. Incluso en nuestro caso, con acreditación inclusive, nos perdimos diría que un par o tres de canciones seguro.

Regresión son una banda de Barcelona que ya en el concierto del pasado año colaboraron con los asturianos en el escenario. Con algunos cambios en la formación (batería y voz), donde destacaríamos la incorporación de un cantante nativo inglés, el rumbo de la banda parece que quiere cambiar hacia el mundo de la lengua inglesa, aprovechando los nuevos recursos en la banda. La verdad es que no me había entretenido nunca a escuchar nada del grupo antes de esa actuación, pero reconoceré que estuvieron bien. Sonido Rock/Metal muy americano, sin tampoco complicarse la vida ni punteros en creatividad, pero con ritmos bastante efectivos para un directo de media hora.

Regresión consiguieron amenizar de forma más que correcta la espera del plato fuerte asturiano, lo que vendría a ser el cachopo musical que nos servirían en bandeja de tamaño industrial, al más puro estilo asturiano.

El sonido es por supuesto siempre importante y clave para cualquier banda musical, pero para un grupo del perfil de Avalanch lo es en especial. Sus canciones siempre están repletas de melodías y detalles y los músicos de la nueva banda creada por Alberto son referentes al frente de sus instrumentos. No seré yo ahora quien descubra en esta crónica al propio Alberto Rionda, Mike Terrana, Dirk Schlächter, Jorge Salán e incluso Manuel Ramil, con muchos años de trayectoria musical más que consolidada. Isra Ramos y Jorge Berceo son más jóvenes y están en su momento de auge musical, tratando de aprovechar las oportunidades que sin duda esta experiencia y momento actual de Avalanch les está sirviendo. La sala Bikini siempre ha sido considerada una sala top del sonido en Barcelona, y aunque sea de menor capacidad que otras salas más habituales para los conciertos de Rock/Metal, sin duda era una oportunidad de lucimiento para los All Stars. No hice un recuento, ni tan solo tengo el dato oficial, pero alrededor de 500 personas debíamos casi casi llenar la sala.

9 en punto de la noche, intro y “El Oráculo”, “Demiurgus” y “El Peregrino”. A saco. Clara declaración de intenciones. Si no te gusta el disco, hoy te gustará y de saque ahí van 3 tracks del tirón. Después de esa sutil entrada, ya sí, paseo por distintos temas a lo largo de la discografía de la banda. Cayeron “Otra Vida”, “Delirios de Grandeza”, “Pies de Barro”, “Alas de Cristal” y obviamente muchas más, dejando para el colofón final, un gran hat-trick como son “Xana”, “Lucero” y “Torquemada”. De hecho, casi todo “El Secreto” fue revisado, si mis cuentas no me fallan por 2 o 3 temas que no hubo pleno. A nivel personal mío, 2 sorpresas en el setlist: por un lado, la recuperación de “Baal” del “Malefic Time: Apocalypse” en vivo. Los temas de este discazo no suelen acompañar los directos de la banda y con la actual potencia del grupo, no tengo duda que sus temas son carne de cañón de directo. Por otro lado, la ausencia de una grande, “Pelayo”. Sí, sé que cuando un grupo tiene tantas buenas canciones, a medida que la discografía crece, hay temas que se tienen que ir cayendo de los directos, pero… “Pelayo” es una de las míticas y no deja de hacerse rara su ausencia.

Por supuesto hubo solos, sí, el clásico y mítico de la bestia de las baquetas, Mike Terrana, esta vez de unos 7 minutos, y también, claro está, su espacio tuvo Alberto, Jorge e incluso Dirk para su regocijo personal. Una cosa que aplaudo y quiero resaltar en positivo es la reducción del tiempo de todos esos momentos individuales. A todo instrumentista le gusta el lucimiento personal frente a sus fans, y no nos engañemos, quien realmente admira la música y a los buenos músicos, también se deleita con los solos de cerca de sus instrumentistas favoritos. Pero claro, en este caso hay mucho fuera de serie sobre las tablas y dedicar demasiado tiempo a momentos individuales, enfría sin duda la sala, como pasó en su anterior visita.

Momento para hablar de la voz. Con Isra fuera de combate durante una temporada, Jorge Berceo (Zenobia) ha estado cediendo su voz en los directos de Avalanch. Las críticas que había oído eran bastante positivas, por lo que, sin duda, era uno de los claros focos de atención. Y la verdad es que cumplió las expectativas con creces. Jorge es joven, pero demostró temple y gran madurez, representando sobre las tablas, los temas de una banda tan grande como es Avalanch. El único pero, no puede ni achacarse a él, y es que en bastantes ocasiones el sonido de la voz quedaba diluido por el de la instrumentación. Sí, en muchas ocasiones costaba apreciar la voz, aunque se veía perfectamente que no era un problema suyo de falta de voz, para nada. Jorge tiene una voz diferente a la de Isra, de hecho, nada que ver, pero representó con mucha personalidad los temas elegidos para el directo.

Isra también tuvo su espacio para la gloria, ya que hizo aparición en la última media hora de concierto para liderar algunos temas a nivel vocal y compartir los últimos en formato dúo con Jorge. Gran entendimiento y respeto bidireccional. El crecimiento de Isra sobre las tablas ha sido abismal, y salió como un torpedo, dándolo todo y jugando en casa, sin guardarse nada en sus 30 minutos al frente de las voces.

Me cuesta encontrar un pero a las 2 horas de actuación. Un pero que no sea el clásico (aunque también cierto en este caso) “se me hizo demasiado corto”. Otro pero sería el que reitero en cada ocasión que hago una crítica/crónica de un disco o un directo de Avalanch. ¿Es la cantidad de asistencia proporcional al nivel cualitativo del espectáculo ofrecido? ¿Es la cantidad de asistencia proporcional a la calidad musical de la banda de Alberto Rionda? Una vez más, para mí la respuesta es un claro no. Cualquiera de los detractores de la banda que se hubiera dejado caer por la sala Bikini esa noche se hubiera meado encima. Los posicionamientos de cada uno son respetables y cada uno es mayorcito para saber y decidir lo que tiene que hacer y dejar de hacer, pero creedme cuando os digo que perderse un concierto de este grupo es actualmente un premeditado asesinato a sangre fría que merece la mayor de las condenas sin posibilidad alguna de perdón. Insulto, pecado y brujería. A la hoguera!

Quien presuma de auténtico Heavy Metal, de entendido en música, de experto en la materia o de amante del Rock/Metal de calidad en vivo, no puede dejar de ver un concierto de Avalanch. La banda de Alberto Rionda está en muy buena forma y ahora mismo es imposible no encasillarla como la mejor banda de metal de este país y con mucha diferencia respecto a las demás. Avalanch, sin duda, están jugando en otra liga y es responsabilidad de todos el reconocerlo.

Sergi

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s