Estamos haciendo música fiestera ochentera por encima de nuestras posibilidades. Hace ya días que lo venimos diciendo, y más con las bandas pseudo-famosillas que intentan clonar el éxito entre público y crítica de bandas como The Night Flight Orchestra que abrieron la lata de este estilo musical.

Pero el año pasado, a pesar de haber editado disco, no fueron los Flight Orchestra los grandes triunfadores entre la crítica y el público. Los que arrasaron fueron Royal Republic, que, dándole un toque más erótico-lúdico-festivo a su rockabilly ochentero, dieron con la combinación perfecta.

Pues bien, nada más y nada menos que los Green Day han decidido dejar de perseguir cómo sonar a lo que hacían cuando tuvieron más éxito y se han apuntado a copiar a Royal Republic.

Menos punkarras y más rockabillys (incluso tenemos “Stab You in the Heart” que es única y exclusivamente rockabilly de principio a fin), jugando a mezclarlo con los ritmos fiesteros y los coros que tan bien les han funcionado a los Royal Republic.

Han encontrado un filón y seguramente, al ser más famosillos que los RR, la gente pensará que ha sido una gran idea que han tenido ellos, con un resultado bastante decente.

Green Day no tienen saxos, cosa que se nota y el regusto punkarra está ahí en mayor o menor medida, cosa que impide dejarte ir con estas canciones. Además está el tema de la naturalidad; tú ves un monologuista y sabes perfectamente si es un actor para el que le han escrito un monólogo, si es un buen escritor de monólogos al que le falta el don de gentes, o bien, si han nacido para esto.

Pues bien, Green Day son un actor de películas cómicas bastante decente al que le han escrito un monólogo bastante bueno, como un Santiago Segura, pero se nota que no lo llevan dentro y que no son el Chris Rock o el Dani Rovira de los monólogos como sí lo son los creadores de “Fireman & Dancer”.

Lluís XXIV