Gotthard no levantan cabeza desde que Steve Lee se quedó sin la suya, y yo no lo entiendo, no puede ser que toda la magia de esos 9 discos se debiera a una sola persona, que vale que fue el último gran divo del rock, pero el resto del grupo, algo tendrían que tener…

Pues bien, nos anticiparon este “#13” que, curiosamente, es el treceavo disco de los suizos (quién lo iba a decir), con Missteria, tema al que le faltaba chicha y ritmillo, pero que nos llevaba a pensar en la época del Anytime, Anywhere y Lift U Up por su composición algo más rítmica y menos melódica de lo que venían haciendo últimamente.

Así que nos interesó algo más este nuevo disco que su predecesor, y aquí lo tenemos… con sensaciones dispares.

Empieza con Bad News, seguramente la peor canción del disco, intentando mezclar todos los tópicos del hard rock, a ver si cuela… y no. A partir de ahí, sigue la aburrida Every Time I Die, la ya comentada Missteria, y 10.000 Faces, seguramente el mejor tema del disco y quizás el que más gancho tiene desde que Nick Maeder está a las voces.

Y ahí es cuando se rompe el disco por completo y caemos en un sinfín de casi 10 baladas y medios tiempos consecutivos, de los cuales salvaríamos Save the Date y Better than Love, ambas sencillas pero resultonas, en contra del resto, que son sencillas y poco más.

No sé lo que les pasa a esta gente, no sé por qué son incapaces de volver a crear himnos del rock, no me lo explico. Y no es solo culpa de Maeder (buen nombre para una marca de cervezas, ahí lo dejo), porque en 10.000 Faces y Save the Date, consigue impregnar esos temas con un feeling muy personal, sin imitar para nada a Steve Lee, pero en el resto… no puede, porque las canciones son sosas de por sí, eso sí, es el mejor disco con Maeder a las voces.

Lluís XXIV