Caso de estudio del día: Crematory

No recuerdo un disco mínimamente decente de esta banda alemana desde… ¿“Pray”? Demasiado generoso incluso… Para ser estrictos, sí, va, diremos que “Pray” (2008) es lo más mínimamente decente que han editado en los últimos años (doce). Pero si queremos encontrarnos con el último gran álbum de Crematory, tendremos que retroceder dos años más, “Klagebilder”, o mejor aún, dos años más atrás para encontrarnos con el magnífico “Revolution” (2004). Sí, amigos míos, este es el gran bagaje de una banda de las dimensiones de Crematory. Un grupo más que consolidado en la escena Gothic/Death/Doom/Industrial. ¿Pero consolidado en qué? ¿En su pasado? ¿En una buena época de bastante corta duración que tuvieron en la que nos deleitaron con su gran visión del género en el que decidieron contribuir? Me jode, de verdad, que haya bandas cuya estrategia sea, la de seguir ahí, en primera línea, a disco cada 2 años con su consecuente gira, y que no sean capaces de ofrecer ni un puto tema excelente en más de 10 años. Eso sí, putearle las líneas vocales melódicas a Tosse Basler, sí, en eso sí que se han centrado en los últimos discos, hasta hacer que ya no siga en la banda. ¿Y ahora qué? Buscaremos un don nadie para joderlo y reírnos de él. Y e aquí, os presento a Connie Andreszka, el recién llegado a la guitarra y voces melódicas, el centro de atención de la broma que supone “Unbroken”. Pido por favor que escuchéis el disco y decidme hasta donde sois capaces de llegar del tirón, sin darle una ostia a nada ni a nadie. De los nervios me he puesto yo y conseguí llegar al tema 5, pero forzando. Trabajo tuve en mantenerme en el tercero.

¿Tíos, esto va en serio? ¿Hay que jugar con la ilusión de este tal Andreszka para desviar la atención de la falta de creatividad, ilusión y ganas de progresar o hacer algo mínimamente decente del señor Felix y compañía? “Unbroken” es una auténtica puta broma, un álbum ridículo que fundamentalmente sirve para ponerle la soga al cuello al señor recién llegado Andreszka y decidir si lanzarlo a los tiburones o lapidarlo. Señores, sed valientes y dad la cara. Que cada uno de los miembros de Crematory de un paso al frente y elija cocodrilos, soga o lapidación. Porque ya no me atrevo ni a ofrecerles clausura y silencio musical durante unos cuantos años. Creo que hay que ir cerrando etapas y el cierre de la de estos germanos ya va tarde.

Sergi