Hacer una crítica de un disco no es tarea fácil. Bueno, en el caso de que quieras hacerla bien, es decir, ser justo con el grupo, con el momento de su carrera, con las tendencias del mercado, con su historia, con lo que se espera de ellos… Todas estas cosas tienen que ser tenidas en cuenta. No es lo mismo evaluar un nuevo grupo local, sin dinero, sin medios y sin discográfica, que el octavo trabajo de una banda internacional de primer nivel con una discográfica puntera a sus espaldas, una producción de primer nivel y todos los recursos habidos y por haber que te mantienen en la primera línea de fuego incluso por inercia. Sencillamente no son comparables, a unos tienes que tratar de apoyarlos y darles un empujoncito sin les detectas madera y parece que quieren hacer las cosas bien, mientras que con los segundos debes ser más exigente.

Me pasa algo así con los americanos más que archi populares 5 Finger Death Punch. Aun no sé como se lo han hecho, pero han conseguido una popularidad más que sorprendente y abrumadora a nivel mundial, incluso con el tipo de música que nos proponen. Empezaron muy fuertes, agresivos y cañeros y se fueron amansando potenciando melodía, medios tiempos y comercializando cada vez más sus trabajos. Con los problemas con el alcohol de su cantante por en medio, perturbando la estabilidad y la calma de la banda, consiguieron, después de unos álbumes no a la altura de lo que se pudiera esperar, editar ese “And Justice For None” que nos sorprendió positivamente. Lo mejor sin duda en unos diez años.

F8”, es el octavo álbum de los chicos malos de Las Vegas, álbum que, si evaluamos así, sin más, a botepronto es más que correcto. Tiene sus momentos agresivos, sus momentos más agresivos y sus momentos melódicos (fórmula Metallica-Slipknot-Nickelback). Temas repletos de energía y muchos de ellos con bastante gancho. Momentos en el disco en que no sabes si están incluso cabreados contigo o se te están declarando. Sí, así de loco en algunos momentos, pero correcto. Sí, más que correcto incluso diría, en términos generales me gusta. Podría llegarle a poner un notable, bajo, pero podría llegar al notable.

Si me viene por compararlo con su anterior “And Justice For None”, lo sitúo por debajo, sin ninguna duda, más porque “And Justice…” es mejor que “F8” que porque “F8” sea peor que su anterior. Y si además me viene por tener en cuenta el currículum, la fama, los recursos, la más que consolidada trayectoria en esa primera línea de fuego de 5FDP, “F8” se me quedaría corto y no pasaría el corte de mis expectativas. A veces es difícil explicar el por qué, pero poner sobre la mesa todos los ingredientes y antecedentes que tienes sobre la banda, es la mejor y única forma de afirmar que 5 Finger Death Punch demuestran: Por un lado, estar en un buen momento de su carrera, tanto enérgico como compositivo, pero por otro lado, estar más alejados de sus orígenes y más cercanos a intentar conquistar aún a más público proveniente de las afueras del Metal.

Está claro que tener esa mezcla tan dispar de entre unos Slipknot/Metallica/Nickelback, les puede molar a los pijitos chulitos no muy seguidores del Metal pero que buscan algo con lo que hacerse los machotes delante de las nenas. Pero los que ya somos de pelo en pecho y vivimos el Metal desde dentro y desde hace años ya, esperamos alguna cosa más que un “F8” que, nos puede gustar más o menos dependiendo del día en que nos pille, de nuestro humor y de las ganas de matar que tengamos en esos momentos. Suele ser algo variable en el tiempo…

Sergi