La trayectoria de estos suecos poco conocidos llamados Skintrade podría ser catalogada de bastante corta y a la vez pobre. O podría ser también catalogada de bastante larga y confusa al mismo tiempo. Sin saber nada de ellos hasta la fecha, llegó este “The Show Must Go On” a mis manos para reseñar, y tras un par de escuchas quise conocer algo más sobre ellos. No porque me flipara el disco ni porque crea que estamos frente un grupo prometedor o algo así. La verdad es que no. El disco es correcto, sin más, e incluso a modo particular podría de forma subjetiva compartir con vosotros que a mí no es que me haya gustado demasiado. Pero eso, como en todo, es cosa de gustos. Demasiado “clasicote”, “anticuado” y “pastoril” para mí. Pero a quien le guste el Hard Rock de tinte supermegaclásico, con alguna que otra influencia a Led Zeppelin sin ir más lejos, y otras bandas de tinte muy clásico, probablemente les gustará este álbum.

Pues resulta, que el origen de los susodichos Skintrade data del 1992. Sí, sí, casi 30 años de trayectoria musical que se resume en un disco homónimo de debut, un año después; un montonazo de conciertos por su país natal y Europa, durante los dos siguientes años, incluyendo festivales; algún que otro premio y ráfagas de reconocimientos a nivel internacional. Sin poder asimilar tanta carga positiva, la banda decidió separarse, no fuera que el éxito y la fama les convirtiera en carne de “Mort de la Setmana” en el Paranoia Metal Show.

El tiempo fue pasando, en forma de años, y el clamor y la presión del público hacia los miembros de Skintrade era tan intensa que la banda decidió, 16 años después, reunirse de nuevo. Imaginaros qué buenos debían ser esos Skintrade en aquella época para que los fans clamaran durante 16 años por su retorno. Año después, 2012, la banda no tuvo más opción que editar nuevo trabajo, y sí, como todo sentido común indica y aín bajo esa gran presión de su público, se vieron obligados a grabar ya su Best Of, titulado “Past And Present” (título bien encontrado como podréis observar). El contenido del cd, y permitidme citar textualmente de su website oficial “incluyó 3 nuevas canciones y 12 clásicos”. 3 nuevas canciones ligado con la palabra “Present” del título del disco, mientras que los 12 clásicos… sí, ligan con la parte del “Past” y entendemos que básicamente vendría a ser su homónimo disco de debut de casi 20 años de antigüedad.

El aclamado y esperado disco de retorno, no se hizo esperar más de un año, “Refueled”. Desde luego, saben cuajar los títulos al estado de la banda en cada momento, eso es innegable. Dos años después, “Scarred For Life” fue su siguiente álbum, al parecer escrito prácticamente durante la semana después de la edición de su antecesor, muestra clara de la inspiración del momento.

Scarred For Life” en 2015… y ahora estamos en 2020, así que… 5 años de espera esta vez y sí, el título vuelve a valer la pena, “The Show Must Go On” (brutal), título que deja claro que quieren seguir ofreciéndonos más maravillas imaginativas de estas suyas por más tiempo.

Sé que la crítica es larga y sobre su disco casi no digo nada pero es que es mucho más divertido un resumen de su carrera que centrarse en su último disco. Yo me lo he pasado en grande, de verdad. El colofón final es que ni se molestan en actualizar información en su página web oficial desde el 2015, demostrando como de motivados y por la labor de vender su producto y sus nuevas iniciativas están. Tíos de Skintrade: Me habéis hecho pasar un muy buen rato.

Sergi