Arise In Stability Dose Again

Muchos de nosotros tenemos como referentes televisivos de nuestra infancia a un señor mayor que sangraba por la nariz cuando veía a simpáticas señoritas ligeras de ropa, y a un cerdo que llevaba unas bragas en la cabeza. La cultura japonesa nos ha marcado mucho, pero este fenómeno también se produce a la inversa. Los japoneses son expertos en coger lo que más les pueda interesar de la cultura occidental para adaptarlo a su propio universo.

Un buen ejemplo de este fenómeno son Arise In Stability, un grupo de Yokohama que nos propone una mezcla de elementos musicales occidentales y japoneses. “Dose Again” es su segundo álbum y nuestra primera aproximación hacia esta banda. Lo que encontramos es una notable exhibición de Death Metal Progresivo moderno, con ciertas influencias provenientes del Metalcore, y con la particularidad de que las líneas vocales melódicas son más propias de un grupo de J-Rock o J-Pop. Es decir, en aquellas partes de la canción en que muchos grupos de Metalcore melódico occidentales aprovechan para mostrarnos todos sus traumas adolescentes en forma de línea melódica vocal y con las mismas ansias que un marrano se revuelca en la mierda, Arise In Stability nos ofrecen algo más exótico – a oídas de un occidental – y con más substancia.

Instrumentalmente, “Dose Again” es un álbum muy trabajado y con cierto grado de complejidad que difícilmente nos entrará a la primera. Es fácil que puedan recordarnos a unos Between The Buried And Me, pero con un poco más de mala leche. De entre todos los temas nos quedamos con uno de los más extensos, y de título difícil de olvidar, “Macrophyllahydrangea”. Es la canción en que se muestran más clarividentes y donde podemos encontrar condensadas todas las virtudes que poseen Arise In Stability.

Este grupo tiene madera para convertirse en un referente de su subgénero. Solo deben conseguir un poco de “Stability” y regularidad, porqué entre su primer y segundo álbum han pasado…nueve años.

Ivan Cateura