Está bien eso que el grupo ya se ponga la nota que considera adecuada como título del disco, así ahorrarán tiempo a muchas webs y revistas que ponen esas notas.

A ver… si nosotros pusiéramos notas, seguramente no sería un 20… un 12 o un 13 sobre 20… puede.

Este es el proyecto personal de la actriz de series y cantante (hasta ahora de versiones y colaboraciones) finlandesa Netta Laurenne, también conocida por tener una rara enfermedad que le provoca muchos calores de cintura para arriba, prueba de ello son las fotos de promoción, del single… etc…

Se ha juntado con el batería de moda en el metal melódico finés, Rolf Pilve, que está en Stratovarius o Solution .45, estuvo en Dreamtale o Beyond the Dream entre otros, Teenu Mäntysaari, guitarra de Wintersun, y el bajista y teclista de Tracedawn.

Así pues, ni son unos desconocidos, ni están ahí para el lucimiento exclusivo de Netta, quedando por saber si han sido los músicos que han conseguido este metal melódico con un toque modernillo y cañero, o Netta Laurenne ya buscaba eso cuando los fichó.

A la voz, nos alejamos del típico grupo de voz femenina con aguditos y gorgoritos, llevándonos más a un cruce de la Magali Luyten de los germanos Beautiful Sin y las Butcher Babies o Sinergy en las partes más cañeras.

Con todo ello, tenemos un buen resultado, sobre todo en los temas más potentes y modernillos, como Wall of Silence, Hey Motherfuckers, Those Who Burn o Troublemaker, mientras que los más melódicos quedan un poco en segundo plano, no resultando tan chocantes y atractivos, y menos cuando temas como The Game está demasiado inspirado en la famosa Titanium que ha versionado todo el mundo, Netta Laurenne y su grupo de versiones inclusive.

Resultado un poco dispar, aunque con buena nota para ser un debut, eso sí, no sería un 20 sobre 20.

Lluís XXIV