Tel-Aviv, capital de Israel y conocida y reconocida a nivel mundial por su saturada escena de metalcore, como ese grupo… sí, hombre, ese que hacía taca-taca-tá y todo eso, o ese otro… ese que ya sabes…

Pues aquí nos presentan una propuesta algo distinta para sobresalir de entre las otras muchísimas bandas de metalcore israelís que seguro que todos tenéis en mente: Nos proponen una mezcla de metalcore con punk/hardcore.

Así, de buenas a primeras… lo segundo que te viene a la cabeza (lo primero sería si los palestinos no serían más auténticamente punks) es que pinta a mierda pinchada en un palo, y que será porque no son lo suficientemente técnicos como para tocar metalcore tal cual.

Pues resulta que la respuesta es negativa en ambas suposiciones, ya que, cuando se adentran en el metalcore, no van demasiado faltados de recursos, incluso jugando con cambios de ritmos más habituales en las bandas más técnicas e incluso progs dentro del género.

Y por otro lado, en lo que se refiere al resultado musical… pues tiene cierta gracia acabar un estribillo muy metalcorero y arrancar en plan punkarra, o tener alguna entrada que nos puede recordar a los Papa Roach (de cuando grababan los discos antes de entrar en el centro de rehabilitación y no después), para luego cortar las guitarras y que la base rítmica evolucione del tu-pa tu-pa punk, a algo más metálico y contundente.

Todos hemos conocido a algún punk que, en mayor o menor medida, fuera por higiene, por falta de perro pulgoso descontrolado sin correa, porque podía articular más de dos frases inteligibles seguidas o porque no te venía en plan “ehhhhhh, tronco, a mí también me molan motorjet y metalica”, pues te caía o medio bien, o, como mínimo, mejor que el resto de su especie… Pues For Us All, son ese punky al que, de ser obligatorio, salvarías de una extinción masiva de punks, derivados, parecidos y semejantes.

Lluís XXIV