Tercer disco ya de la banda de Lancaster, sin contar ese EP homónimo que les hizo un merecido hueco entre las bandas americanas de metal alternativo.

Se hicieron un nombre gracias a la mezcla de nu metal, dubstep, rap, metal alternativo y electrónica. Los ritmos del dubstep marcaban la intensidad de sus canciones, y la rabia del nu metal se combinaba muy bien con el metal alternativo y las partes más rapeadas.

Eso fue en 2013, y habían aguantado esa combinación de elementos más o menos bien en los dos discos que sucedieron al EP (en el primer disco fue fácil, pues volvíamos a tener las canciones del EP ahí metidas).

En cambio, este “Panic” significa un giro en la música de From Ashes to New, uno que seguramente les abrirá las puertas a un mayor público, pero que cierra la puerta a poder ser un grupo con un sonido original y distintivo como hasta el momento.

Este “Panic” acaba siendo un disco de Post-Hardcore, eso sí, sin voces demasiado lloronas, pero donde ha desaparecido el dubstep y la electrónica es simple decoración de las canciones, perdiendo todo su protagonismo.

Lo que mantienen es la parte más rapera e, incluso la potencian, convirtiéndose en un grupo más del montón de los que hacen post-hardcore con partes rapeadas, siendo difícil de distinguirlos de otros cientos de bandas americanas que hacen exactamente lo mismo y suenan exactamente igual, y siendo difícil de reconocer a los From Ashes to New de canciones como Stay This Way o Land of Make Believe.

Supongo que también se debe a que, si entre ese primer Day One y el segundo disco, The Future, ya cambiaron a dos miembros de cinco, entre ese segundo disco y este Panic, han cambiado a dos más… puede que hayan perdido la mayoría de la esencia de From Ashes to New porque, básicamente, han perdido la mayoría de From Ashes to New.

Lluís XXIV