Llevo una buena temporada escuchando importantes mierdas a nivel musical, en especial este 2020. Mira que el año ya no es bueno de por sí, y muchas bandas han decidido esperar a que las aguas se calmen un poco para lanzar sus trabajos, pero muchos otros toman el riesgo de editar su disco a pesar de la situación actual a nivel mundial. A nivel de novedades discográficas, este 2020 está siendo una auténtica barbaridad, pero creo que no me equivoco demasiado si incluyo directamente este “To Live To Kill To Die” directamente en el Top 3 de los peores discos del año.

Un cúmulo de despropósitos. En primer lugar, “To Live To Kill To Live” vendría a ser el sucesor de su anterior mierda “To Kill To Live To Kill” de hace 2 años. Super pedazo de juego de palabras. En segundo lugar, y principal, el contenido. No hay nada atrayente. Absolutamente nada. No hay ni rumbo ni dirección, ni gancho alguno. Ya ni valorar el interés que pueda tener la temática conceptual que nos quieren tratar de transmitir, y por supuesto, la eterna duración del compacto, abriendo ya con un tema de 14 minutos.

No se me ocurren demasiadas cosas más que decir, ya que todo cuanto me sale es negativo, y un análisis más técnico y profundo ni me interesa ni tampoco creo que valga la pena. No puedo ni imaginarme el álbum presentado en directo frente ningún tipo de público. Lo siento, no me gusta ser tan extremadamente irrespetuoso con los grupos, porque todo tiene un trabajo y una ilusión detrás, pero esto es mierda de la “buena”… y dejémoslo aquí mejor que me como me anime y me caliente…

Sergi