No me gusta Marilyn Manson. Ni me gusta ni me ha gustado nunca. Aunque puedo reconocer algún buen disco, o alguna buena canción… pero en general no, ni me gusta, ni me ha gustado, ni va a empezar a gustarme ahora. Y creo que no me equivocaré mucho si hago extensible este sentimiento con el resto del equipo de Paranoia Metal Show. Ahora es cuando le doy ese golpe de efecto radical a la crítica y digo que este “We Are Chaos” es brutal, que incomprensiblemente me ha encantado y que donde dije digo, digo Manson.

Pero no, no lo haré, he sido muy claro en las primeras líneas, no va a empezar a gustarme ahora. Pero también me gusta ser justo con el trabajo de todo el mundo, y seré realista con este nuevo álbum de este polémico y carismático personaje. “We Are Chaos” la verdad que sorprende. No es un disco que a simple y primera escucha relacionarías directamente con el concepto que uno podría tener sobre Marilyn Manson. De hecho, si no fuera por su inconfundible manera de cantar, resultaría casi imposible pensar que estás frente a un disco de él. Y más si nos centramos en la primera mitad del álbum, porque claramente tenemos dos partes muy bien diferenciadas. Los primeros cinco temas, que, salvo un primer tema más bien cañero, el resto es algo más plano, tranquilo y experimental, algo diferente en la carrera de Manson, más intimista incluso me atrevería a decir, y con alguna que otra influencia a Depeche Mode y sobre todo David Bowie. Sí, sí, cierras los ojos y en varios pasajes crees estar escuchando temas del señor Bowie pero cantados con esa voz rara del señor Manson. Y la segunda mitad, las siguientes cinco canciones, más estilo Manson habitual, con algunas experimentaciones puntuales, pero más cercano a lo que nos vendría teniendo más acostumbrados a lo largo de su discografía.

Reconoceré que, aunque en general el disco no me ha acabado de gustar, lo he escuchado muchas veces porque la verdad, tiene algo que atrapa, por lo que entiendo que un fan de Marilyn Manson, verá en este “We Are Chaos” un buen disco, seguramente de lo mejor de los últimos años, incluso sin forzar ni arriesgar en desmesura en la parte donde se siente y se ha sentido claramente cómodo durante su carrera. Pero aportando una perspectiva nueva a su música como es la de la primera parte del trabajo. Sí, lo reconozco, algo me ha atrapado, me ha gustado más de lo que esperaba (partiendo de la base que no esperaba absolutamente nada) y hubiera querido. Pero del mismo modo me falta algo más de estabilidad y constancia a lo largo del álbum, algún ingrediente más en la fórmula que haga que me atrape del todo, suficiente para decir “me gusta” y por supuesto, me sobre la voz de Manson, que se supone que es parte del encanto… “encanto” …

Así que… en pocas palabras… bien… mejor… pero psá…

Sergi