No Remorse records 2020

Si hace poco hablábamos de los Wytch Hazel y su llegada ligeramente tardía de poco más de 35 años a la New Wave of Brittish Heavy Metal, hoy toca hablar de Eternal Champion, sus homólogos americanos.

Homólogos porque aparecieron por la misma época, en 2012, a pesar que Eternal Champion van con más calma que los británicos y justo este es su segundo trabajo.

Portada trillada, era aceptable en los 80, ahora, incluso a la mayoría de los más aguerridos defensores del heavy metal tradicional, les da vergüenza ver una portada así de machista… pero ya sabemos que hay gente que vota a partidos que tienen ideas de hace 40 años, así que supongo que el resto de ideas que tienen en la cabeza, también se limitan a esa época, haciendo énfasis en lo de “limitar”.

Musicalmente también nos proponen un heavy metal estoico, mesurado y moderado, sin berridos ni salidas de tono, que, por un lado, se agradece, pero por otro es la razón principal de demasiada linealidad a lo largo del cd.

Es un disco que se deja escuchar bien, pero que no pasa de ahí, lo puedes estar escuchando mientras haces otras cosas. Pero ni dejas de hacer esas cosas para prestar más atención al disco, ni vas a ir a buscar su primer trabajo si los acabas de descubrir para ponértelo justo cuando termine este.

La mayoría de sus miembros provienen de otras bandas de heavy metal que no han conseguido nunca llamar la atención y, con este otro proyecto, van por el camino de hacer lo mismo.

Lluís XXV