Nos mandaron este disco ya hace algunas semanas, pero claro, bajo la etiqueta de “power melódico”, me daba pereza ponerme a escuchármelo. Pero vi algunas críticas bastante positivas, me escuché el single… y mira, pues ni tan mal.

Me ha recordado ligeramente los buenos tiempos de unos Falconer (que hace poco descubrí que no habían desaparecido… aunque… total…), tanto por la parte melódica como por la incursión y el uso de elementos folk, sin que ello nos lleve de pleno al terreno del folk metal.

Una voz algo más agresiva y rota que la de los Falconer o la mayoría de grupos de power melódico también ayuda a que no veamos este Tundra como un disco fuera de lugar o con 20 años de retraso.

No me gusta Lock and Load como primer tema del disco, con algún sampler y un toque más sinfónico que el resto del disco, dando la sensación de que será un disco con un sonido más moderno de lo que acaba siendo. Podrían haber cambiado alguno de esos samplers por instrumento folk tradicional, y con un ritmo menos electrónico y artificial, hubiéramos tenido una mejor idea de lo que nos esperaba en el disco. Cuidado, la canción no está mal, pero no como primer tema. Es un poco como aquella Bye Bye Beautiful de Nightwish, chula, pero que contrastaba en sonido con el resto del disco.

El resto del disco sigue una línea más homogénea, base rítmica más natural y melodías folk con sonido más tradicional.

Para mi gusto, a Mike Andersson a las voces, le falta un poquitín de garra y de rabia, demuestra en contadas ocasiones que puede romper la voz y darle fuerza a las canciones, pero no lo usa demasiado y se queda con la voz melódica la mayor parte del tiempo.

Pero, en global, si no buscamos algo muy potente, es un disco que es agradable de escuchar, con muchísimas melodías tanto vocales como a las guitarras, la mayoría de ellas muy bien buscadas y encontradas, una producción final que les ha dado muy buenos resultados con cantidad de pequeños detalles.

Lluís XXV