Six Feet Under Nightmares Of The Decomposed

Este nuevo disco de Six Feet Under es un resumen perfecto del 2020: un drama y una tomadura de pelo. Todo a la vez.

Podemos empezar por analizar científicamente la voz de la cabeza visible y máximo responsable de todo esto, Chris Barnes. Su voz gutural hace tiempo que no es ninguna maravilla, pero en esta ocasión se ha doctorado en desgana. Pero esto no es lo peor. En otros discos ya le habíamos escuchado intentando combinar su voz con una especie de fraseos de tipo más porcino. Pues bien, en este “Nightmares Of The Decomposed”, estos fraseos vendrían a ser como los de un cerdo que está siendo degollado y atropellado a la vez, y que lo está asumiendo con desgana y muchas dosis de pereza. Si os queréis hacer una idea, solo tenéis que escuchar los primeros segundos de “The Rotting”.

Por otro lado tenemos la sección instrumental. El concepto “mercenarios” se les queda corto. A ver, viendo sus currículums se les supone que son músicos competentes, pero en la ejecución de los temas se les nota el mismo grado de desgana que el cerdo que está siendo degollado y atropellado. Intentando mirar el lado positivo de todo esto, es posible que la desgana fuera una consigna general a la hora de grabar el disco, en el sentido de: “Eh chavales, ¿os atrevéis a hacer el disco menos motivado de la historia del Metal?”. En este caso se lo perdonamos todo. Han conseguido alcanzar su objetivo con nota.

Hemos escuchado discos de Funeral Doom y Depressive Black Metal que han aportado mucha más luz a nuestras vidas que este nuevo álbum de Six Feet Under.

Ivan Cateura