Los más veteranos en esto del Metal aun reconocemos y tenemos nostalgia por según qué bandas de las más antiguas. Royal Hunt, podría ser un ejemplo, en mi caso al menos, y eso que nunca he sido acérrimo fan, pero son y siempre han sido un grupo que por el motivo que sea, me han caído bien. Y quiero recalcar el hecho de que nunca me han fascinado ni he sido un gran seguidor de ellos, pero así son las cosas.

De esta banda de origen danés poco queda ya de sus orígenes. André Andersen sería el único pilar histórico sosteniendo a esta veterana banda que se mantiene básicamente por inercia. Porque su mejor época, la de la década de los 90 y parte de la era del 2000, con Henrik Brockman a las voces primero, y sobretodo con John West a posteriori, no ha vuelto a repetirse ni por supuesto esperamos que se repita. Y eso que después estuvo el señor Mark Boals, ex cantante de docenas de grupos, pero nunca sobresalió ni se equiparó con West. Ahora ya con DC Cooper desde hace ya unos años… igual, Royal Hunt aguantan por inercia, pero sin aportar nada a la escena.

“Dystopia” es un disco que igual entretiene a los más fieles seguidores, pero no más. Para el resto, es un disco de tirada más bien aburrida, donde el único encanto vendría a ser los vocalistas invitados, en especial algunos ex de la banda, Brockmann, Boals y Kenny Lübcke (aunque este último lo consideremos ex por su pasada aportación en los coros). Pero como atractivo en plan “ah mira, tendremos varios cantantes de Royal Hunt en un mismo álbum”, porque en lo que vendría a ser aportación tampoco es como para haberles llamado.

“Dystopia” no mata, no destaca y no aporta, es un disco más, el 15 de la banda de Andersen, que sirve para incrementar en otro la discografía de la veterana banda danesa y poco o incluso nada más.

Sergi