Si alguien pidiera el nombre de algún grupo referente y exponente en lo que sería el Death Metal Melódico, no cabe ninguna duda que en cualquier lista aparecerían los suecos Dark Tranquillity. La banda liderada por Mikael Stanne, cuyo origen se remonta a los principios de los 90, incluso con 30 años de antigüedad, son hoy día una banda claramente referente de este subgénero de Metal. ¿Razones? Muchas podría citar, pero la principal es su constancia. Hace tiempo encontraron su sonido, y han sido fieles a él desde entonces. No son tampoco un grupo que haya hecho mucho ruido a nivel de problemas o idas y venidas. Sí ha habido cambios en su formación, pero todo se ha hecho en bastante silencio y nunca se ha plasmado negativamente en su música.

Si bien es cierto que yo mismo estoy hablando de identidad y constancia como factores principales a destacar de esta banda, hace tiempo que me siento un poco alejado de su sonido. Tal vez por exceso de constancia y por haberse aposentado tanto en la escena, hace tiempo que no siento nada especial en sus discos. Están bien, y ya está, sin más, nada especial en líneas generales. Este “Moment” no es una excepción. De tendencia más bien oscura, fría, ambiental y emotiva. De no fácil digestión, me ha costado varias escuchas en encontrar su sustancia y esencia, pero sí, ahí están, como siempre. Ni más ni menos. Incluso con la baja, esta vez ja de carácter oficial, de un miembro fundador a la guitarra como es Niklas Sundin, pieza super clave junto a Mikael Stanne para entender lo que DT son a día de hoy.

Chris Amott y Johan Reinholdz, que ya iban siendo habituales en los directos de DT, son los reemplazos de Niklas, reemplazos a lo grande, eso sí, y ya han ido soltando parte de su experiencia y perspectiva a este “Moment”, aunque sin excesos aún, ya que han aterrizado cuando el disco estaba ya prácticamente finiquitado.

Moment” no es el comienzo de una nueva era como mucha gente dirá. “Moment” es, a mi modo de ver, todo lo contrario, es precisamente el fin de una era. Creo que los cambios de última hora marcarán el futuro de esta banda sueca referente en el sector, y que tanto Chris como Johan le darán frescor y un posicionamiento nuevo, y sin duda necesario, a la banda de Stanne. El próximo álbum de los suecos sí será (o debería ser) ese nuevo comienzo, y lo esperaremos impacientes. A ver si pueden sacarse un buen as de bajo la manga.

Sergi