Segundo disco de los alternativos-post-gruncheros de Salt Lake City, un año después de que apareciera su debut, “Relentless”.

Siguen en la misma onda, mezclando un rock/metal alternativo con un poquito de post-grunge, aunque mejorando el sonido y la producción (que tampoco era malo en su debut).

El poco tiempo trascurrido entre disco y disco, hace que haya poca evolución en lo musical, y cualquiera de sus canciones podría pertenecer a un disco u otro.

Pero eso no significa que se repitan ni que sea monótono. Siguen sacando buenas melodías combinadas con una buena base rítmica que evita que nos aburramos o dejemos de prestar atención con el paso de las canciones.

El toquecillo post-grunge les da el punto comercial necesario y una pequeña distancia a otros muchísimos grupos americanos de rock/metal alternativo, aunque a veces parece que esté ahí metido con calzador porque es lo que podría gustar a la gente.

De todas formas, eso contrasta con temas como “Mess of Me”, que a media canción cambia las líneas melódicas y la base que las acompaña, dándonos la sensación de que no todo está pensado para gustar al gran público, si no que, al ser un disco editado por ellos mismos, han hecho un poco lo que les venía en gana y experimentado (un poco, tampoco es un grupo de avantgarde ni han descubierto ningún nuevo sonido).

En el mundo de las series de televisión, vendrían a ser una Modern Family, entretenida, con una fórmula bastante típica aunque con algunos elementos curiosos, sin demasiadas pretensiones, pero que tiene un público bastante grande, y tiene recorrido antes de empezar a cansar.

Lluís XXV