Sirenia siempre ha sido, sigue siendo y todo pinta que será para siempre Morten Veland. Para lo bueno (que algo hay) y para lo malo (que hay más). Él es el causante/culpable/responsable que hoy día contemos con Sirenia y Tristania como grupos musicales, y no, no volveré a escribir aquí la cronología de los hechos, podéis consultarlo en cualquier enciclopedia de Metal o críticas anteriores de discos de Tristania y Sirenia.

Sirenia llegaron a coger para mi un rumbo muy aleatorio, demasiado poco creativo, bastante dejado de la mano de Dios, a causa del acomodamiento creativo o de la baja inspiración de su líder, el anteriormente citado Morten Veland, así como, seguramente los distintos cambios a la voz, que por una cosa o por otra, tampoco ayudaron a expandir la evolución o reconocimiento de la banda de origen Noruego.

Este “Riddles, Ruins & Revelations” es, si no me equivoco (y poco debería equivocarme porque lo estoy leyendo), el décimo álbum del grupo que ahora y desde 2016, lidera a las voces la simpática señorita llamada Emmanuelle Zoldan (de origen francés). Distintas lecturas tiene, para mi este nuevo álbum, y algunas notas que procederé a citar lo más brevemente y claro posible a continuación y antes de mis conclusiones:

  • La señorita Zoldan se consolida claramente como una buena cantante. Buena elección, voz sólida y con personalidad, capaz de liderar y sostener con sus melodías a la banda. No quiero que sea lo que más destaco, pero ojo a la versión del clásico “Voyage Voyage” que se marca.
  • El señor Veland ha aprendido a delegar. O al menos ha decidido adentrarse en el mundo de dejar a otros aportar su visión o punto de vista, para darle a su disco la posibilidad de visualizar nuevos horizontes musicales.
  • El señor Veland comenta que este disco es muy diverso y que muestra un nuevo y más moderno lado de su banda. Informaros que su concepto de modernidad es jugar con samplers y sintetizadores. No lo critico ni lo ironizo eh, solamente lo comento.

Tras estas notas, comentaré que incluso encontrando este “Riddles…” comercial en exceso, me gusta y me atreveré a decir que es lo mejor que han editado desde… pfff, no sé… ¿su debut hace ya 20 años? Tengo dudas, la verdad, pero desde luego es lo más estable de los últimos años, que no perfecto ni impecable, cataloguemoslo como más que decente. Lo que sí tengo claro es que la figura de Emmanuelle Zoldan a las voces, es la que sale más reforzada de este disco, y bien haría el bueno de Morten de cuidarla y no errar en la estrategia del rumbo a seguir. Cualquier riesgo a perderla pondría en serio peligro su credibilidad como líder y la credibilidad también por supuesto de su banda, Sirenia. Creo que este disco le brinda una nueva oportunidad…

Sergi