Die Kreatur, osease, las criaturas, no son otros que estas adorables criaturicas que cantan en Oomph! y Lord of the Lost, lo que vendrían a ser Dero Goi y Chris Harms respectivamente.

Oomp! Son de los veteranos abanderados del Neue Deutsche Härte (lo que vendría a ser el gótico industrial alemán de toda la vida), mientras que Lord of the Lost son la nueva generación del gótico, (curioso, porque Neue Deutsche Härte vendría a significar la nueva ola de la contundencia alemana, pero ya son la vieja), y sí, LotL también hacen gótico industrial, pero se mezcla con gótico melódico, gothic-death, gótico tal cual, gothic-dark, gótico electrónico y otros góticos que os puedan venir a la mente.

Por ahí he leído críticas diciendo que si hacen black, grunge o que si se parecen a Rammstein… está bien saber que hay gente haciendo críticas que todavía tiene menos idea que nosotros.

Empieza el disco con tema dedicado a sí mismos, “Die Kreatur”, seguido de Kälter Als Der Tod... y ahí ya vemos que quien manda en el proyecto es Dero Goi, primero porque está todo en alemán, la lengua en la que él canta, mientras Chris Harms suele tirar de inglés, y segundo, porque suena a Oomph! que te cagas.

A lo largo del disco hay excepciones, como Schlafes Braut, una especie de canción de la resistencia de alguna guerra mundial, entre folk y épica, temas más electrónicos que industriales, o algún tecladito más ochentero, cosa que debe de ser influencia de Chris.

Pero lo que predomina en el disco es un Neue Deutsche Härte, un gótico industrial, con voz grave pseudo-rota, es decir, lo que hacen Oomph! (que no se parecen en nada a Rammstein). Y eso es una pena, porque Oomph! no están en su mejor momento, y esto vendrían a ser temas comparables con los de sus dos últimos discos… muy lineales y poco atractivos.

Chris Harms queda relegado a un segundo plano en la mayoría de temas, haciendo alguna voz más gutural de fondo, pero limitándose a cantar como Goi la mayoría de veces, doblete que no tiene mucha gracia ni interés, lo podría haber grabado cualquier cantante o doblarse la voz Dero Goi él mismo, ya que los temas no tienen grandes cambios que a Chris le permitan sacar ni su variedad ni su potencia vocal.

El disco se deja escuchar, pero, ante las expectativas, queda muy lejos de lo esperado, no tenemos ni a unos Oomph! rejuvenecidos ni una mezcla de su música con la de Lord of the Lost. Tenemos otro disco pasable de Oomph! con la desaprovechada colaboración de Chris Harms, habiendo perdido la oportunidad de unir la experiencia de unos con el punto álgido de una década insuperable de los otros.

Lluís XXV