El Metalcore ha tenido siempre una clara y directa relación con la recolecta de cebollas. Eso es un hecho irrefutable. Aún recuerdo hace años cuando por primera vez pude comprobar esa unión en mi primer concierto de Metalcore. Pero como todo en este mundo, la recolecta de cebolla ha vivido su evolución. Incluso me atrevería a incluir el Metalcore en esta inevitable transformación/evolución.

Architects no son para nada una banda nueva. Son nueve ya los discos que albergan en sus 15 años de carrera, y se han posicionado en un buen y reconocido lugar dentro de este género musical. Pero estos británicos no son una banda más del género, y hace ya como un par de discos que están asomando las patitas por debajo de la puerta, y con este “For Those That Wish To Exist” han decidido abrirla, directamente y mostrarse renovados, con un sonido nuevo, moderno, contundente y efectivo. Porque, aunque Architects practiquen o hayan practicado hasta ahora Metalcore, este “FTTWTE” no puede considerare un disco de Metalcore. Algo hay, eso sí, pero han cruzado el charco y se han movido al Modern Metal. A veces incluso suenan más a Linkin Park que a los Parkway Drive, con los que mayormente competían hasta la actualidad.

Y como he dicho, este nuevo álbum es básicamente moderno, contundente y efectivo. En él podemos encontrar un buen equilibrio entre melodía y potencia, espacios para la emotividad, guiños a su pasado Metalcoriano, pero sobretodo una soltura y comodidad aplastantes en este Modern Metal por el que han decidido apostar. El cambio es necesario y si eres capaz de verlo a tiempo, antes de caer en la mediocridad, tienes ya mucho ganado. Architects con este “For Those…” se revela contra todo y ante todo, arriesgándose con y para sus fans, entrando en un territorio nuevo para ellos donde encontrará nuevos competidores y, por supuesto, nuevos retos. El resultado de esta incursión a este nuevo mundo para ellos no ha sido sobresaliente, a mi modo de ver, sobretodo debido a la duración del disco. Quince tracks, aunque uno de ellos en forma de intro, demuestran su creatividad, sus ganas de mostrarnos sus nuevas ideas y que se han movido a un estilo que van a dominar sin ningún tipo de complejo, pero no han medido ni evaluado bien lo que sí debía entrar y lo que mejor guardar para futuras necesidades. Este aparente simple error, hace que el disfrute general del disco baje, por calidad, por revoluciones, por gancho e interés, pero no empaña las intenciones y todo el resto de las cosas positivas que sí nos ofrecen.

Seguiremos con atención las evoluciones y siguientes pasos de los británicos Architects. Creo que valdrá la pena, aunque pocas cebollas más van a recolectar ya.

Sergi