Wisborg Into The Void

Debemos reconocerlo, el siglo XXI está siendo una mierda, sobre todo si partimos de las expectativas que se nos habían trazado antes de llegar. Nadie nos previno del Reggaetón. Supongo que por eso cada vez hay más artistas de todos los ámbitos que están experimentando una regresión hacia los años ochenta, cuando todo era bonito y pastoril.

En este contexto aparecen Wisborg, una banda alemana que trabaja para recuperar la esencia del Gothic-Rock ochentero, tomando el testimonio de las grandes bandas de la época como pueden ser los The Sisters Of Mercy o Fields Of The Nephilim. “Into The Void” es su tercer álbum, y cumple a la perfección con las intenciones del grupo. En el disco encontramos un buen trabajo a la hora de confeccionar melodías melancólicas, dinámicas y un punto cachondas, como marcan los cánones. Como buenos fans de los ochenta, Wisborg también se atreven a jugar con los sintetizadores, sobre todo en “L’amour Fait Mal”, una especie de tema bailable en una onda muy Depeche Mode que hará volver locos a todos los góticos amantes del látex y de las pistas de baile. En este tema cuentan con la colaboración de Dani Divine, modelo y artista del burlesque. Pero esta no es la única colaboración del disco. El tema “Oblivion” cuenta con la participación del que ya podríamos bautizar como el Björn “Speed” Strid del saxo, el gran Jorgen Munkeby (el de los Shining noruegos, no los suecos).

Pero tampoco vayamos a lanzar las campanas al vuelo, “Into The Void” también tiene algún elemento que chirría, como sería el de los huevos atrapados en tapa de piano. En “Perfume & Cigarettes” parece que el vocalista este siendo amenazado constantemente con la caída de la citada tapa, con el consiguiente perjuicio vocal que esto provoca. El gran problema lo encontramos en “Platonically Arousing”. A raíz de las voces de este tema, ya se ha creado una plataforma de delfines damnificados que han visto interferido su sistema de sonar y han terminado atrapados en la arena de la playa.

En su conjunto, “Into The Void” es un buen álbum que gustará mucho a los nostálgicos de cuando el Gothic-Rock era precisamente esto, y no Metal sinfónico con voz femenina o cualquier otra cosa.

Ivan Cateura