Tras el error de marketing garrafal de sacar con prisas un primer cd tras dos muy buenos EPs para aprovechar el tirón de ventas, vuelven a cagarla con el marketing, aunque de distinta forma esta vez.

Y es que antes del verano no es buen momento para sacar discos de baladas ni versiones, eso se hace siempre en Navidad, es de primero de marketing de rock/metal, a excepción del black metal, que difieren ligeramente y prefieren suicidios de miembros a discos de versiones o baladas.

¿Y esto qué es? ¿Disco de versiones o de baladas? Pues ambas, ya que, si desde un primer momento eran niños imitando a Led Zeppelin, pues siguen siendo niños haciendo de Led Zeppelin y, como se intuía en el anterior disco, de donde solo salvábamos “When the Curtain Falls”, aquí ni eso.

Se les ha ido la mano con el segundo track, “My Way, Soon”, canción de hard rock algo potentilla pero como la mayoría de las del disco anterior, sin vidilla ni chispa.

El resto, baladas y medios tiempos intentando recuperar el toque que tuvieron esos dos primeros EPs y que solo sirve como música de ascensor o supermercado, a poner muy flojito, a ver si los más clásicos se confunden y con el ruido de fondo, se creen que son temas de los Led Zeppelin.

Y ya está, este disco no tiene más recorrido que eso… bueno, si tu abuela tiene problemas auditivos y estuvo en algún festival hippie de los 60 o 70, prueba a ponérselo a ver si cuela, pero poco más.

Lluís XXV