The Lion's Daughter Skin Show

La historia de la humanidad está repleta de grandes inventos que han surgido juntando dos elementos que no tienen mucho que ver entre sí; principalmente uniendo cualquier cosa con un palo. Si juntas una bayeta y un palo te sale una fregona; si el palo lo juntas con un caramelo, te sale un Chupa-Chups; y si unes a tres futbolistas con un palo, consigues un futbolín – o una masacre -.

The Lion’s Daughter es un grupo de Missouri que se dedica al Sludge. Probaron lo del palo pero no tuvo demasiado éxito, así que decidieron mezclar su música con otro elemento muy distinto, el sintetizador. Sí, estamos ante otro caso de grupo que ha decidido subir al carro de los años ochenta con muy buenos resultados.

Soy bastante fan de John Carpenter, tanto en su vertiente de director de cine como de compositor musical, y de vez en cuando me gusta escuchar alguna de sus bandas sonoras. La gran sorpresa de escuchar este “Skin Show” de The Lion’s Daughter ha sido encontrarme con la gran frikada, o genialidad, de saber combinar riffs de Sludge con las melodías de sintetizador que podrían pertenecer tranquilamente a la banda sonora de una película del bueno de Carpenter.

Lo que nos demuestra esta pequeña genialidad que nos ofrecen los The Lion’s Daughter, es que en la música todavía no está todo inventado. Siempre habrá alguien que tendrá un momento de iluminación divina y dirá “¡sujeta un momento mi birra!”.

Ivan Cateura