Después de dieciséis años quizá ya no sería necesario decirlo, pero no está de más recordar que Vreid es el grupo surgido de las cenizas de Windir después de la muerte de su líder, el recordadísimo Valfar. Vreid siempre han seguido su propio camino, pero teniendo un ojo puesto en el legado musical de Valfar y manteniendo vivo el concepto del Sognametal – la comunidad metalera todavía no ha decidido si esto se refiere a un sonido concreto a una especie de denominación de origen -.

Con “Wild North West”, Vreid se han sentido valientes y han querido apostar por algo más que un disco. En esta ocasión han creado un álbum conceptual que nos invita a viajar por las montañas de Sogndal con la sombra de la muerte muy presente. La creación de un álbum conceptual tampoco sería una gran noticia, así que para llevarlo a un nivel superior han decidido acompañarlo de una película. Saquemos las palomitas.

Musicalmente, el disco no se aleja demasiado de la propuesta habitual de Vreid por el Black Metal melódico y heterogéneo, que en su caso también se ha etiquetado en muchas ocasiones como Black’n Roll. En el disco no faltan los blast beats ni los tremolo picking habituales del género, pero Vreid siempre añaden elementos diferenciales en sus temas para otorgarles una identidad propia y bien diferenciada. Lo podemos encontrar en canciones como “The Morning Red”, con un aire bastante Western, o con la interpretación vocal de “Dazed and Reduced” que poco tiene que ver con el Black Metal, y que a mí me ha recordado, salvando las distancias, a las formas de Mark Knopfler.

En términos generales “Wild North West” es un buen álbum más para añadir al notable catálogo de Vreid, aunque quizá las expectativas les juegan un poco en contra. La potente idea de crear un disco conceptual y una película nos hacía esperar un disco brillante, y no es el caso.

Ivan Cateura