Ya hubo unos Sister, o intento de Sister al menos, formados en Los Angeles en el 1976, y que no fueron más allá de un par de demos. También es cierto que a posteriori, esos Sister se convirtieron en un grupo llamado W.A.S.P. y que algo más que un par de demos sí llegaron a hacer (y de hecho siguen aun haciendo). Ya un poco más lejos de Los Angeles, en lo que vendría a ser Suecia, salieron unos llamados Sister Sin, nada que ver con los Sister de los setenta, ni con los W.A.S.P., ni tan solo con los Sister actuales, pero me venía bien comentarlo básicamente por el país de origen de ambos (Suecia) y por el uso de la palabra Sister en sus respectivos nombres de grupo.

Hecha ya una introducción que no aporta absolutamente nada a esta review como habréis podido comprobar, pongámonos en antecedentes con estos Sister. Este cuarteto sueco hizo su debut hace tan solo diez años, y este “Vengeance Ignited” es ya su cuarto álbum de estudio, promedio para nada malo, y menos considerando que su anterior trabajo, “Stand Up, Forward, March!” fue editado hace cinco años. Este “Vengeance Ignited” no dista demasiado del patrón de sus discos previos. El cuarteto sueco se ha situado en la franja del Glam/Sleaze/Punk/Rock/Metal. Sí, tan preciso y conciso como eso. En realidad, Sister, son eso, una amalgama de los estilos mencionados, desgranados con mucha intensidad, fuerza y rabia, y compactados con una producción excelente bajo un sonido mucho más moderno y actualizado del que podríamos esperar con el tipo de estilos por los que oscilan.

Escuchando este “Vengeance Ignited” es inevitable que enseguida te vengan a la mente grupos como Hardcore Superstar, Wednesday 13, Mötley Crue e incluso Children of Bodom (sí, aunque cueste ubicarlos en esta mezcla, creedme que te vienen a la mente). Sister son pura dinamita del Glam guarro y macarra, devastan gamberrismo en cada nota y palabra que desprenden. El sonido de Sister es sucio pero nítido a la vez. Sister se mueven guiados sobretodo por los potentes, contundentes y pegadizos riffs de guitarra y por las cuerdas vocales (en todo momento al límite) de Jamie Anderson. Sister son dinámicos y enérgicos, incluso casi en exceso. Os aseguro que hacia donde lleva Jamie sus cuerdas vocales a lo largo de todo el disco, es digno de estudio, pero de estudio psicológico para el oyente, ya que puede acabar con el cerebro perforado en un abrir y cerrar de ojos. Según cuando te pongas a escuchar el disco, puede incluso llegar a resultar un auténtico taladro.

No complicarse la vida muchas veces es criticable, pero cuando das todo lo que tienes y no te guardas nada, ni de composición ni de energía, y el resultado es como “Vengeance Ignited”, pues ¿qué queréis que os diga? Es para levantarse, puño en alto y gritar (llevando, por supuesto, al límite tus cuerdas vocales) “Fuuuuuuuuuuuuuuuuuuuck!” tal y como el mismo Anderson hace al final del tema “Psycho Thrilling”.

Sergi