Cuando a los catalanes nos hablan de cien mil, siempre pensamos en la Primitiva o en ciertos franceses que pasaban por aquí, les gustó, intentaron quedarse de vacaciones sin pagar, pero se acabaron yendo porque estaban en el campo y no les gustaba el ruido de las campanas por la noche, los gallos de madrugada, y niños tocando el tambor de día.

En este caso, hablamos de un grupo de metal alternativo/prog americano que debuta con este Zodiac… del cual todos podéis sospechar ligeramente cuántas canciones tiene y qué título tienen… además, podría ser que acertarais hasta el orden de las mismas, por lo que, por ese lado, a pesar de ser progs, no acaban de sorprender demasiado.

Temas de cinco a siete minutos, como buenos progs, aunque, como alternativos, no son tan técnicos como otros progs, y hacen que esas canciones se te hagan sumamente largas, menos cuando tienen algo de vidilla, que es cuando el metal alternativo hace presencia y, aún así, les podríamos recortar un minutito al principio y otro al final, como a la de Leo o a la de Libra.

Cuando la parte alternativa queda supeditada a la progresiva, los temas son muy lentos y atmosféricos, y no tienen recursos suficientes como para hacernos interesantes esos temas de principio a fin.

Cuando están a la par lo alternativo y lo prog, pasa bastante mejor, y disfrutas más de los detallitos que te ofrecen ya que, además, coincide con que la producción ha acabado dando un sonido mucho más envolvente.

A ver, que todos tenemos conocidos progs que flipan con todo lo que se haga bajo esa etiqueta, pero si de verdad les gusta disfrutar de muchos detalles, de la construcción original de las canciones, de mucha técnica… con este disco se quedarán un poco a medias. Igual que los amantes del metal alternativo, que lo encontrarán demasiado lento.

Pero si no eres fan incondicional ni de unos ni de los otros, es un disco que tiene buenos temas, con un sonido bastante propio y, a pesar de no ser ninguna maravilla, se deja escuchar bien.

Lluís XXV