25 años y nueve discos es el bagaje del que dispone una de las bandas más importantes que ha dado el metal alternativo español… y viendo lo que hay en otros estilos… el metal español en general.

Nos habían adelantado tres tracks, Mi Heroína, Eclipse y Verona, las dos primeras muy ñoñas, y Verona, algo más animada, destacaba más por la letra que por la música, así que no me esperaba demasiado de este nuevo disco.

Al final, me ha entrado más por las letras que por la música, y tras haberle pegado algunas escuchas, porque el disco tiene varias cosas que echan para atrás.

Por ejemplo, los primeros dos tracks, Mi Heroína y Elegía que da título al disco, ambas hacen como el gótico sinfónico cutre y empiezan con guitarras potentes y distorsionadas, para desaparecer por completo cuando entra la voz de Carlos Escobedo, y hasta el final tenemos un ligero punteo de guitarra y una batería simplona para que no destaque nada más que la voz…

Y luego está el tema de los coros… vale que vengan de hacer la gira con orquestra, vale que desde el Paradÿsso acompañan a algunas canciones con partes de cuerdas… pero tenemos ahí unos coros que cuelan en un disco de Rhapsody o hasta en los Turisas o los Borknagar más épicos, pero no me jodas, eso te destroza una canción de metal alternativo. ¿Que te sorprenden? Sí. ¿Para bien? Pues casi que no…

Por suerte, la segunda mitad de disco tiene un poco más de contundencia, cierto es que no empiezan los temas de forma tan contundente, pero mantienen la fuerza con la que arrancan, y canciones como 9 Musas, Máscara de Hierro, el Día de la Liberación o la anteriormente comentada Verona, tienen buenas melodías y fuerza.

Eso sí, cuando lo primero que te llama la atención de una canción es la letra, significa que no tienes ningún tema que te deje sin aire, como los que encontrábamos a puñados entre el Morfología y el Reddo… esa época ya pasó.

P.D.: En todos lados se destaca que el artwork corre a cargo de la hija de Carlos, todo el mundo flipando… no es cutre como una portada de un cd de thrash, pero vamos, mejores a cientos… y las mismas páginas/revistas no comentan nada…

Lluís XXV