Dear Mother nace inicialmente de la mano de una joven que escribió varias canciones, que, bajo su punto de vista eran suficientemente interesantes y potentes para que vieran la luz. El hecho de ya formar parte de una banda, y de no tener demasiado peso y poder de decisión o influencia en esa banda la llevó a tomar una decisión. Me mantengo aquí, en una banda que quieras que no ya es conocida y tiene ya su siembra hecha, o me largo a donde alguien me escuche. Entiendo que en estos casos la decisión nunca es fácil, pero, cuando hablamos de que la banda es Delain, que ya llevan sus años en el mercado, y que tampoco están ofreciendo demasiada cosa interesante, fuera de la chica que suela liderar en cada momento las partes vocales en la banda, pues la idea coge forma. Si le sumamos que todo el mundo se va de Delain, se supone que por algo será, pues oye tú, me voy con mi música a otro sitio. Y eso es lo que Merel Bechtold, guitarrista que se unió a Delain en 2015, ha hecho. Tomar una decisión, una muy buena decisión. Además, ha contado con el apoyo del batería Joey De Boer, que también militó en Delain del 2018 al 2021 (no tengo muy claro si ha dejado Delain por este nuevo proyecto, o ya estaba fuera cuando Merel le contactó).

La cuestión, es que este dúo contacta con el ruso David Hruska para ofrecerle el timón de las voces y así sin más miramiento se crea Dear Mother y tras una gran campaña de crowdfunding consiguen grabar y editar su debut discográfico llamado “Bulletproof”.  Así de entrada os diré que este disco es mejor que todos los álbumes editados hasta la fecha por Delain. ¿Que son estilos distintos? Sí. Pero no estoy comparando estilos, estoy comparando resultados. Este “Bulletproof” tiene potencia y control al mismo tiempo. Un disco sin excesos, con la justa fuerza y calidad para reivindicar un lugar en la escena, y sin duda bien merecido. El trabajo es más que notable y quiero destacar la personalidad vocal del ruso David, moviéndose peligrosamente del gutural al melódico, del grave al agudo, con una soltura y efectividad más que impecables. Una pequeña vuelta de tuerca al Metal Moderno actual en claro proceso de saturación. Una propuesta muy interesante.

La señorita Bechtold tenía razón. Había escrito unas canciones que merecían la oportunidad de ver la luz, sí o sí. Pero ojo, porque con Dear Mother esos temas seguramente han ganado en grandeza y solidez. Tengo además la sensación que Dear Mother serán un gran grupo de directo, en especial por la escenificación e interpretación que el señor Hruska pueda darle. No creo que me equivoque.

Sergi