Alluvial Sarcoma

Fuertemente inspirados en su nombre – o seguramente no – por la política de supervivencia nutricional imperante en los pisos de estudiantes, en que el gran protagonista es el armario totalmente ocupado por las latas de legumbres precocinadas, nos llegan los Alluvial. Una vez hecho este cuidadoso y muy reclamado estudio semántico, ya podemos ir al grano y hablar del segundo álbum de esta banda de Atlanta.

Debemos decir que no teníamos ninguna referencia de su disco de debut, por tanto “Sarcoma” es nuestra primera aproximación a Alluvial. Nos hemos topado con una banda formada por músicos con bastante experiencia previa en otras bandas, en que destaca la presencia del guitarra Wes Hauch, que ha colaborado con grupos como The Faceless, Black Crown Initiate y, más recientemente, con el mito Devin Townsend.

De entrada, sus coordenadas musicales son de lo más estimulantes. Beben principalmente de un género como es el Groove Metal que tuvo su gran momento durante la década de los noventa, y que durante los dos mil ha ido quedando enterrado por culpa de otros géneros. Precisando un poco más, este “Sarcoma” me ha recordado bastante a la propuesta moderna y actual de unos Orbit Culture mezclada con la capacidad de unos Chimaira para jugar con los límites del género. Por otro lado, también podemos apreciar alguna pequeño incursión Prog fruto, suponemos, de las anteriores experiencias musicales de Wes.
El resultado final de esta obra de Alluvial es más que notable. Esta gente sabe generar canciones eminentemente contundentes con gran capacidad para crear graves lesiones cervicales, que se combinan con cortes mucho más atmosféricos y oxigenados. Esta dualidad queda perfectamente trazada en sus dos singles, “Ulysses” y “40 stories”.

Quizá les falta algún single incontestable para poder determinar este “Sarcoma” como un gran disco, pero lo cierto es que Alluvial han sabido construir unas bases sólidas como para poder empezar a sacar la cabeza en medio de la escena.

Ivan Cateura