Legions of the Night es el proyecto pandémico de Jens Faber, guitarrista de Dawn of Destiny, para alejarse del power que le ha caracterizado y encararse hacia el heavy metal.

¿Un nuevo grupo de heavy metal? Sí, otro más, pero, a diferencia de la mayoría de bandas que surgen en ese estilo, no van a buscar maidens y similares, si no que parten de unos Savatage de los 80 hasta principios de los 90.

El invento mejora con la incorporación del sobrevalorado Henne Basse a las voces quien, por una vez en la vida, está donde debe estar e incluso aporta un plus a la música de Legions of the Night que quizás no sabría darle otro cantante, aunque, eso sí, no tiene (o no sabe imprimir) la personalidad de los grandes vocalistas.

El grupo lo completa Philipp Bock, también de Dawn of Destiny, y han prescindido de bajista, como mínimo para la grabación del disco ya que, teniendo un guitarrista… ¿para qué haría falta?

El sonido pretendido lo consiguen muy bien, y podríamos verlo perfectamente como una actualización o revitalización de los Savatage más clásicos, incluyendo la versión de Sirens.

El pero reside en lo que transmite y, a pesar de tener buenas canciones como Walls of Sorrow, el resultado final suena a Savatage, pero dista mucho de la fuerza que tenía la música de los Savatage, de esa épica inherente de sus canciones. Y es que han sabido encontrar el sonido, pero no la combinación de ritmos y melodías, distando mucho en los arreglos que tan bien controlaba Jon Oliva, y, como ya hemos dicho, en la personalidad que imprimió primero Jon, y después el fantástico Zach Stevens a las voces.

Lluís XXV