Pongámonos serios va, pero serios de verdad. Serios y honestos, por favor. Dejemos de lado la melancolía de tiempos pasados mejores y blablablá. Desde el retorno de Bruce Dickinson a Iron Maiden hasta la fecha, ¿Cuántos discos, de los seis editados, podrían ser considerados como buenos discos? Rectifico y cambio la pregunta: Desde el “Fear of the Dark” (1992) y tras la marcha de Bruce Dickinson de la banda y teniendo también en cuenta su posterior retorno, hasta la fecha actual, ¿Cuántos discos, de los ocho editados, podrían ser considerados como buenos discos? Y si me permitís, tunearé por tercera vez la pregunta: Desde el “Fear of the Dark” (1992) y hasta la fecha (2021), tras ocho álbumes de estudio, ¿Cuántas canciones podrían ser consideradas como buenas y a la altura de cualquiera de los considerados clásicos de la banda y de la historia del Heavy Metal? Si en este punto has respondido a alguna de las preguntas algo distinto de cero o ninguno/ninguna, lo siento, estás tan perdido como ellos o en el mejor de los casos, mientes.

Yo también tuve hace muchos años mi momento Iron Maiden, de hecho, no me esconderé, aun hoy de vez en cuando escucho aquellos himnos que tanto nos marcaron. Y no me escondo tampoco al reconocer que Bruce Dickinson es para mi lo más parecido a un ídolo o referente musical que he podido tener. Dicho esto, “Senjutsu” es otro pastel más en la discografía de la banda de Steve Harris, el séptimo consecutivo con Bruce, el noveno consecutivo desde el último gran álbum de la banda, el anteriormente citado, “Fear of the Dark”. Y la verdad es que no tengo mucho más que comentar. Ni me gusta el disco, ni me gusta ninguna canción, ni me gusta la parte instrumental, ni me gusta la parte vocal. No me gusta nada. Casi una hora y media de tostón innecesario, incluso viniendo de una de las bandas referentes del género.

Todavía recuerdo cuando no podíamos imaginarnos la música sin Iron Maiden. Pero para unos Maiden así, la verdad, hubiera preferido esa retirada a tiempo que ya está demasiado lejos de ser una victoria. Y para unos Maiden así, tener a Bruce, a Blaze o incluso a mi mismo, no supone demasiada diferencia ni valor añadido.

Sergi