Que The Five Hundred no son un claro ejemplo de creatividad i originalidad, se hace evidente a lo largo de este segundo álbum, “A World On Fire”. Sí, es cierto, ¿y qué? Tampoco se puede estar innovando cada día, a cada álbum. Porque cuando uno innova y no cuaja, también lo criticamos, por lo que a veces es mejor no intentarlo. En cualquier caso, The Five Hundred parece que orientan su sonido hacia el Metalcore, por si había alguna duda en su anterior disco de debut. Y The Five Hundred imprimen mala leche, rabia y contundencia ya desde el primer track, con “Black Dogs”. Los registros de John Woods-Eley, pasando del más extremo y ruidoso desgarro vocal, a encajar melodía de donde no parece posible extraer ningún tipo de sonido dulce o agradable. Verdaderamente impresionante.

Instrumentalmente, The Five Hundred creo que están un paso por encima de muchas de las bandas de Metalcore actual, incluso por encima de algunas de las que lideran actualmente el panorama. La verdad es que cuando se ponen, son capaces de equilibrar adecuadamente técnica, potencia, agresividad y melodía, y cuando eso ocurre, es cuando salen los mejores temas del disco; véase, por ejemplo, la inicial y anteriormente anunciada “Black Dogs”, “Our Demise” o “Your Apocalypse”, por extraer un par de ejemplos. El quinteto The Five Hundred también ejecutan temas más violentos, sin tanta contemplación melódica con resultados más que notables en algunos casos, y tal vez menos destacables en otros, todo hay que decirlo.

En cualquier caso, The Five Hundred se posicionan como si nada en un lugar privilegiado del género, siendo no aun unos referentes, pero con calidad y maneras para convertirse en unos de los más grandes, si no se desvían y hacen las cosas como hasta ahora. Los que en su momento disfrutaron del buen momento que unos Killwitch Engage nos ofrecieron, podrían encontrar en estos The Five Hundred, una versión actualizada y moderna, con tantas o más ganas y rabia acumulada que desgranar en los cerebros humanos que se atrevan a desafiarlos.

Sergi