Cuarto disco ya de estos angelinos que, a pesar de ser de Los Angeles y hacer cosicas modernillas, siguen todos vivos y la formación no ha cambiado desde su creación en 2013.

Para quienes no les conozcan, son una peña que no hace metal alternativo, si no rock alternativo electrónico… y ya, desde sus inicios, al borde de la línea del pop y, muchas veces, haciendo lo que técnicamente en música se conoce como “un pasito palante María, pasito patrás” con esa línea.

Ha sido su marca desde un inicio y este A Hope in Hell no es ninguna excepción, siguen dentro del rock alternativo asquerosamente comercial, flirteando constantemente con el pop y el rap.

Agradecemos que las canciones menos edulcoradas y más potentes (por decirlo de alguna forma), vengan al principio del disco, como son Kingdom y Hold On, para rompernos el ritmo con el tercer track, con colaboración, como viene siendo la moda en las bandas americanas en esta nueva normalidad. En este caso son los Hollywood Undead que se dedican a rapear sin mucha gracia (como sus últimos trabajos, vamos).

Las otras dos colaboraciones tampoco es que destaquen por buenas, tenemos a Hyro the Hero en plan pastelón, y ya són cojones que los que tengan que meter caña sean los All Good Things en ese tema, al igual que pasa en The Comeback, con Craig Mabbitt de los Escape the Fate, un tema que podríamos situar entre los Linkin’ Park más moñas y los no tan moñas, pero lejos de los cañeros.

Además de los dos primeros, tienen un par más de temas bastante atractivos, como Four Letter Words y Push Me Down, aunque al estar en la segunda mitad de disco se ven bastante deslucidos por temas como Undefeated, ahí resbalaron dando el pasito hacia el pop y en el estribillo es fácil imaginarse a una Shakira cantándolo con Piqué haciendo coros y palmas con la chorra fuera.

Disco desigual, aunque dentro de lo que nos esperábamos con los All Good Things.

Lluís XXV