Ex Deo es un grupo que se sustenta sobre los pilares humanos y musicales de Kataklysm. Lo que hace Ex Deo es aprovechar la base Groove/Death Metal melódico de su grupo-madre y añadirle un puñado de recursos épicos y sinfónicos para crear un escenario musical que nos acerca a la grandeza mítica de las campañas militares del antiguo imperio romano. Y aquí es donde podemos hacer todas las metáforas que queramos: la del helado normal o cubierto con toppings, el Gin Tonic solo o con verduritas, o la de Clint Eastwood haciendo Los Puentes de Madison o El Sargento de Hierro. Es decir, los protagonistas son los mismos, pero en Kataklysm les encontramos en versión descafeinada, y en Ex Deo en su máximo esplendor.

The Thirteen Years Of Nero” es tan solo su cuarto álbum en doce años de recorrido, y creo que hacen bien en intentar espaciar un poco sus lanzamientos. Las propias características del grupo dejan poco margen de maniobra para grandes saltos evolutivos, y el hecho de saborearlos en cuentagotas hace que no se nos hagan nada pesados. De hecho, tienen una fórmula básica que repiten en todos los álbumes y que es garantía de éxito si lo que pretendes es ir a conquistar pueblos bárbaros: la de un riff con groove, unas trompas sonando de fondo, y la voz de un general romano arengando a sus tropas. Garantía de éxito total.

Todo el álbum está a un gran nivel compositivo, aunque podemos destacar un par de canciones: con la inicial “The Fall Of Claudius” ya marcan terreno con un riff acojonante con armónicos de guitarra que se imbrica muy bien con los elementos sinfónicos. También hay que hablar de “Boudicca (Queen of the Iceni)”, donde organizan una especie de combate musical entre tropas romanas y tribus celtas de Britania gracias a la participación a las voces de Brittney Slayes, vocalista de Unleash The Archers.

Si tuviera que recomendarle un disco de Ex Deo a alguien que todavía no se ha aproximado a la banda quizá le diría que empezara por el anterior de “The Immortal Wars”, espectacular. De todas formas, “The Thirteen Years Of Nero” no queda muy lejos de su antecesor.

Ivan Cateura