Decíamos hace ya 20 años que el segundo disco del proyecto de los hermanos Gioeli estaba pasable en comparación a su debut de 1992, y del tercero, ese Leaving the End Open, que recuperaba el buen hacer y el interés que nos despertó ese primer Double Eclipse.

Pues bien, desde entonces, Johnny ha perdido el feeling, a su hermano (no es que haya muerto, si no que ya no está en Hardline) y no sé yo si hasta las ganas de vivir, porque en los últimos diez años, a excepción del tema que abría el disco a duo con Castronovo (que también hace años que se fue de Hardline), ni una sola canción más que tenga un mínimo de interés o de feeling.

Con este Heart, Mind and Soul rectifican el paso en falso que dieron con el Life, que fue intentar parecerse al otro grupo (y de donde saca la pasta) de Johnny, Axel Rudi Pell, y vuelven al hard rock más clásico y característico de Hardline.

Que en diez años solo tengas un tema, que además no es de ninguno de tus dos grupos principales, con un mínimo de chispa, creo yo que es para empezar a preocuparse… o empezar ya a decidir qué hacer con tu vida a partir de ahora, porque poco futuro le veo yo a ninguno de los grupos que tiene en marcha.

Disco aburrido (de nuevo), en números rojos de eso llamado “punch” y sin ni un mínimo indicio de que esto pueda cambiar en un futuro más o menos próximo… una pena, la verdad, porque con la voz que tiene este hombre, la de grandes discos que podríamos tener en todos estos años.

Lluís XXVI