Cuando buscáis información de esta banda, encontraréis que se la etiqueta como death metal, death metal sueco melódico o modern metal… sí, pero no sería del todo exacto. Ya lo hemos comentado alguna otra vez de este grupo, la etiqueta exacta sería: “in-flames-sound-from-Reroute-to-Remain-to-A-Sense-of-Purpose-and-a-little-touch-of-Sounds-of-a-Playground-Fading”, porque básicamente es eso, copian el logo de los In Flames de la segunda década de siglo y el sonido de la primera, ni más ni menos.

Tras cinco discos haciendo lo mismo que In Flames, lógicamente ese sonido no da para más, son cinco discos de In Flames y cinco de Eyes Wide Open con canciones muy similares. A ver, no está mal, nos encantaron In Flames de su primera época, y luego también nos encantó esta segunda época más modernilla, y cuando pensábamos que su sonido ya no daba para más y que no dejarían de editar mierdas, acertamos con In Flames, pero llegaron los Eyes Wide Open y zasca, cuatro muy buenos discos con el sonido de esa segunda época de In Flames. Demostraron que el sonido de los In Flames más modernillos no se había agotado, lo que se había agotado era la (in)capacidad de Fridén y los suyos para hacerlo bien.

Ahora les toca el turno a Eyes Wide Open con el quinto disco… se han agotado las ideas. En las entrevistas que están dando a los medios tenemos comentarios de que si están probando de meter cosillas de metalcore, que si están intentando variar un poco su sonido… Si vosotros os lo queréis creer, adelante, pero yo creo que por fin, ese sonido de los In Flames de principios de siglo, ha llegado a su fin y no da para más.

Disco pasable que rompe la trayectoria ascendente del grupo y que no deja esperanzas a mucho más. Y para quien se crea lo típico de las entrevistas, eso de “este es nuestro mejor disco hasta la fecha”, vamos a abrir apuestas: Si tardan menos de 6 meses en sacar un directo o recopilatorio con remezclas y cosas raras, querrá decir que el recorrido del disco ha sido nulo. De haber sido bueno, un directo o recopilatorio sale al cabo de un año y medio o dos del último disco de estudio.

Lluís XXVI